El Mundo
Viernes 29 de Julio de 2016

Hillary ya es candidata: prometió un país más igualitario con mejores oportunidades

La esposa del ex presidente fue consagrada en el cierre de la convención demócrata en Filadelfia. La presentó su hija, Chelsea

Hillary Clinton dio inicio anoche a una la fase decisiva de la larga campaña que debería llevarla a suceder a Barack Obama en la Casa Blanca. Fue presentada por su hija Chelsea para dar el discurso de aceptación de la candidatura presidencial ante la convención demócrata de cuatro días, que con ese acto se clausuró.

Luego de una interminable lista de discursos previos y de una canción de Kate Perry, Chelsea Clinton entró en el enorme escenario de la convención e introdujo a su madre. Antes hizo un extenso discurso sobre su madre, a la que llenó de virtudes. Chelsea, muy lejos de aquella adolescente que el mundo conoció en los años 90, se presentó como "una orgullosa demócrata y una muy orgullosa hija". Entonces llegó un video con imágenes de toda la vida de Hillary, con voces en off de diversas personas que la conocieron. Luego sí, entró Hillary, enteramente vestida de blanco. Hubo ovación, un océano de banderitas. Chelsea la presentó como "mi héroe, mi madre, y por supuesto la futura presidenta". Por fin frente al micrófono, la candidata repartió halagos hacia su vice, Tim Kaine, Barack Obama y su adversario interno, Bernie Sanders. "Tu causa es nuestra causa, te escuché, Bernie". Un mensaje de apaciguamiento y apertura a las belicosas bases del senador de Vermont. Cuando declaró oficialmente que aceptaba la nominación llegó la esperada "standig ovation". Luego, ya en un plano más de fondo, expresó su convicción de que es necesario dar oportunidades a todos los ciudadanos. "Estados Unidos está otra vez en un momento decisivo. Poderosas fuerzas s amenazan separarnos. Los lazos de confianza y el respeto se desvanecen. Como con nuestros (padres) fundadores, no hay garantías. Realmente depende de nosotros. Tenemos que decidir si vamos a trabajar juntos para que todos podamos avanzar juntos". "Somos el partido de la gente trabajadora". Disparó contra Wall Street "para que no arruine este país nuevamente". El tono elegido pareció pensado para confrontar con Donald Trump y sus ideas. "Creo en la ciencia. En el calentamiento climático", señaló. En otra señal a Sanders, prometió luchar contra el alto precio de los estudios universitarios. "Quiero contar cómo vamos a capacitar a todos los estadounidenses a vivir una vida mejor. Mi misión principal como presidente será la creación de más oportunidades y más buenos empleos con aumento de los salarios", agregó. Claramente, Clinton se presenta como la candidata de la clase media y la clase trabajadora, contra un republicano multimillonario, Trump, que habla de bajar impuestos a los ricos. Dijo sobre este punto que el dinero se concentra "arriba" y ahí "irán a buscarlo". Hillary ya se había plantado en este eje "social" desde el inicio de la larga campaña el año pasado, mucho antes de que Bernie Sanders se erigiera como el único contendiente de peligro para ella. El trasfondo de este viraje respecto al centrismo de las dos presidencias de su marido en los años 90 es la concentración de la riqueza que se registra en EEUU desde los años 80. Hillary también tuvo tiempo para pensar en el complicado frente exterior, en el que como secretaria de Estado de Obama fue tan criticada. La candidatura de Hillary es histórica: es la primera vez que una mujer disputará la presidencia con verdaderas chances de llegar a la Casa Blanca.

Comentarios