El Mundo
Miércoles 13 de Julio de 2016

Hillary sumó finalmente el apoyo de Bernie Sanders

La de ayer fue la primera aparición juntos en un acto de campaña y la primera vez que se los vio sobre un estrado sin que hubiera cuestionamientos mutuos.

Hillary Clinton subió rápidamente los escalones hacia el escenario y Bernie Sanders la siguió. La de ayer fue la primera aparición juntos en un acto de campaña y la primera vez que se los vio sobre un estrado sin que hubiera cuestionamientos mutuos como en los debates televisivos.

El senador por Vermont dio su apoyo a la ex secretaria de Estado y puso fin oficialmente a la batalla por la nominación demócrata a la Presidencia. Una señal de unidad en el partido. "Stronger Together" (Juntos somos más fuertes), decían las pancartas. De todas formas, no fue fácil para Sanders relajarse. En el acto habló durante casi 30 minutos, en un discurso en el que dejó claro desde el principio su apoyo a su ex rival. "Será la nominada demócrata a la presidencia", aseguró. "Y haré todo lo que esté en mis manos para garantizar que sea la próxima presidenta de Estados Unidos", agregó. A la vez, dejó en claro que el objetivo es impedir juntos que el republicano Donald Trump llegue a la Presidencia. Pero dijo que durante la campaña aprendió que lo importante no es una persona, más allá de si es Hillary Clinton, Donald Trump o Bernie Sanders, sino satisfacer las necesidades de los estadounidenses.

Y finalmente se hizo a un lado. Así puso punto final a una lucha de poder que se extendió durante muchos meses. El hecho de que ambos hayan hablado ayer en New Hampshire no parece casual. Ese fue el primer Estado donde Sanders le ganó a Clinton hace 156 días. El hombre canoso, al que nadie tomaba en serio al principio, se convirtió en un fuerte obstáculo para el objetivo de la ex primera dama de llegar a la Casa Blanca. Sus críticas al sistema calaron hondo en mucha gente, sobre todo entre los jóvenes. Los actos de campaña del senador parecían festivales y el entusiasmo que lo acompañaba se vio reflejado en los votos. Clinton ganó 34 de las 56 primarias demócratas, mientras que Sanders salió victorioso en 22. El veterano senador no se dio por vencido, pese a que desde hace tiempo no tenía posibilidades matemáticas. A diferencia de lo que ocurrió entre los republicanos, donde todos los candidatos se bajaron rápidamente de la carrera y dejaron solo a Trump, él siguió adelante. Algunos lo consideraron testarudo, otros, consecuente.

Concesiones. Pero pese a haber perdido la interna logró que Clinton hiciera algunas concesiones. El borrador del programa demócrata incorpora algunas de sus propuestas de izquierda: un salario mínimo de 15 dólares la hora, claras expresiones sobre la violencia policial y el cambio climático, además de un impuesto a las emisiones de dióxido de carbono. En lo único que no pudo imponerse es en el tema de los acuerdos de libre comercio. A cambio, Clinton se ganó su apoyo. La aparición en New Hampshire fue además una señal a los millones de seguidores de Sanders para que se alineen detrás de la ex secretaria de Estado. Ella los necesitará si el 8 de noviembre le quiere ganar a Trump.

Comentarios