Elecciones en Estados Unidos
Martes 08 de Noviembre de 2016

Hillary Clinton y Donald Trump peleaban esta noche voto a voto en un reñido duelo electoral

En Florida, uno de los estados más codiciados, el republicano aventajaba a su rival por apenas 0,4 por ciento.

La demócrata Hillary Clinton y su rival, el outsider republicano Donald Trump, se disputaban codo a codo la presidencia de Estados Unidos al divulgarse los primeros resultados.
Clinton, que acaricia el sueño de convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos a los 69 años, y el magnate multimillonario Trump, de 70, culminaron el martes una reñida campaña de casi dos años plagada de insultos y ataques personales.
Con el escrutinio finalizado en apenas un puñado de Estados (otros al oeste continuaban votando), las cadenas de televisión ya anunciaron que Trump ganó en Indiana, Kentucky y Virginia del Oeste, mientras la experimentada política conquistó Vermont.
Estos resultados no fueron una sorpresa. Todos esperan el cierre del escrutinio en estados cruciales como Florida o Pensilvania. No se conocerá el ganador definitivo hasta pasada la medianoche.
Por primera vez en la historia, el voto latino, que rompe récords cada cuatro años debido al crecimiento de la población, podría ser decisivo y ayudar a Clinton a alcanzar la Casa Blanca.
El miedo a una victoria de Trump, que ha dicho que los mexicanos son "violadores" y "narcotraficantes", y que si es elegido, construirá un muro en los 3.200 kilómetros de frontera con México y deportará a los 11 millones de indocumentados del país, ha movilizado a los hispanos, la primera minoría del país.
La mayoría de los latinos votan a Clinton, pero tradicionalmente acuden poco a las urnas.
En Florida, que Trump precisa para ganar y donde Clinton ha ganado terreno gracias al voto de los portorriqueños, los candidatos estaban cabeza a cabeza: con 88% de los votos escrutados, Trump aventajaba a Clinton por 48,6% contra 48,4%.
"Estamos haciendo historia, la gente está saliendo a votar", dijo en Miami el portorriqueño Jimmy Torres, coordinador de la ONG Boricua Vota. "Es emocionante que nos toque este rol. Nosotros podemos tirar el juego para un lado o para el otro".
El propio Trump reconoció lo que está en juego al pedir en Twitter el voto en Florida. "No se den por vencidos, sigan saliendo a votar; esta elección está LEJOS DE HABER TERMINADO! Nos está yendo bien pero hay tiempo de sobra. VAMOS FLORIDA!", tuitéo.
En el barrio latino de East Los Angeles, para el mexicano estadounidense Margarito Salinas, de 88 años, la opción era fácil. "Ese tipo es casi un nazi", dijo Salinas. "Yo le di mi voto a la señora".
En Corona, Queens, el corazón hispano de Nueva York, la mexicanoestadounidense Rosa Hernández, de 34 años, cuenta que votó por "la Hillary" porque "tiene la cabeza un poquito más ordenada que Trump, que tiene mucho racismo, está lleno de odio contra los mexicanos y las mujeres, no está en sus cabales".
Una alegre Clinton votó temprano, poco después de las 8 (hora local) en una escuela cerca de su casa en Chappaqua, en el Estado de Nueva York. "Espero ser recordada como alguien que comenzó a ayudar a sanar nuestro país, superar la división", dijo luego.
Donald Trump votó en una escuela cerca de la Trump Tower en Manhattan, bajo los abucheos de simpatizantes de su rival que le gritaban "¡Nueva York te odia!". Con rostro serio, votó junto a su esposa Melania en cabinas distintas. "Fue una difícil opción", bromeó después.
Los dos candidatos tienen previsto realizar "fiestas de la victoria" para esperar los resultados al final de la jornada, ambas en Manhattan.

Comentarios