Policiales
Viernes 19 de Agosto de 2016

Hicieron allanamientos en busca de ladrones y hallaron armas y drogas

La ex Drogas Peligrosas requisó siete viviendas y detuvo a ocho personas, tres de ellas en un quiosco de venta de estupefacientes

Los "datos de calle" que recogieron en las últimas semanas los investigadores de la policía provincial indicaban la presencia de armas de alto poder de fuego en manos de dos bandas, enfrentadas entre sí, pero que cometían los mismos delitos: entraderas y escruches en toda la ciudad. Así fue como ayer a la mañana, en siete allanamientos simultáneos, se detuvo a ocho personas y se incautaron ocho armas de fuego. Como si eso fuera poco, en uno de los domicilios requisados, en el barrio Saladillo, se secuestraron casi dos kilos de marihuana y envoltorios listos para comercializar la droga. El lugar era regenteado por dos mujeres y custodiado por un menor de edad que dormía con una pistola pegada a la almohada.

La pesquisa de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones de la policía provincial, la ex Drogas Peligrosas, estaba tras los pasos de un par de bandas señaladas de cometer robos calificados con armas de fuego en distintos puntos de la ciudad.

Luego de confirmar los indicios, los pesquisas antinarcóticos solicitaron las órdenes de allanamiento a la Fiscalía Regional con las cuales procedió a requisar viviendas ubicadas en el asentamiento precario de Flammarión al 4900 y en Flammarión y Olegario Víctor Andrade; otra casa de la zona oeste, en Rueda al 5100; y en una precaria vivienda de pasillo de Dinamarca al 500, en Saladillo.

En ese último lugar, y mientras los policías elaboraban el acta del procedimiento con los tres moradores de la casa esposados y mirando a la pared en medio de un desorden generalizado, el titular de la ex Drogas Peligrosas, comisario Alejandro Druetta, ofreció detalles del operativo.

De todo tipo. "Tomamos conocimiento de siete domicilios donde al parecer había armas de fuego. Se detuvo a ocho personas, tres mujeres y cinco hombres, y se incautaron ocho armas: tres pistolas, dos escopetas tumberas (de fabricación casera), una escopeta con caño recortado calibre 16, una pistola calibre 38 de origen español con munición muy potente, una pistola Browning 9 milímetros con tres cargadores y un revolver calibre 32", detalló el funcionario.

Al ingresar a la precaria vivienda ubicada al fondo del pasillo, los hombres de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) que acompañaron a los ex Drogas Peligrosas también se encontraron con casi dos kilos de marihuana fraccionada en 200 envoltorios listos para la venta.

Respecto a la dinámica del espacio, Druetta explicó que el menor de edad detenido "se supone que era el soldadito del quiosco, ya que tenía casi pegada a la cama donde dormía y bien a mano la pistola de mayor poder de fuego. Las mujeres regenteaban y el chico cuidaba", deslizó.

Además, Druetta calificó de "extremadamente peligrosa" a una escopeta tumbera de las encontradas y hecha con caños bombeadores similares a un calibre 12 milímetros que fue encontrada en el lugar junto a ocho celulares, dinero en efectivo y 45 cartuchos de escopeta calibres 20, 12 y 16.

Delitos varios. Según las autoridades, lo destacable del procedimiento es que se desarticularon grupos que cometían entraderas y robos, entre otros ilícitos. "Es muy importante el secuestro. En total hay 77 municiones calibre 9 milímetros y una pistola con tres cargadores que le da un poder importante al delincuente", recalcó Druetta.

Si bien en esta circunstancia descartó que las armas hayan sido alquiladas para cometer delitos, subrayó que la dependencia a su cargo tenía información de un domicilio donde se acopiaba un fusil Fal, supuestamente rentado a bandas de Buenos Aires dedicadas a robar a portavalores y bancos, pero esa arma no fue hallada.

En la casa de Dinamarca al 500, donde los vecinos se mostraron ajenos y soprendidos de la actividad ilícita que albergaba, también se secuestraron balanzas de precisión y anotaciones en un cuaderno, elementos que formarán parte de la evidencia para demostrar que se comercializaban estupefacientes.

Comentarios