El Mundo
Domingo 25 de Septiembre de 2016

Hermanos baleados y detenidos por el asalto a un policía de civil

Un efectivo denunció un tiroteo con ladrones que intentaron robarle en la zona sur. Dos jóvenes heridos terminaron arrestados en el hospital.

Veinticuatro horas después de que otro policía de civil resistiera el robo de su moto a los balazos, un empleado de la Comunitaria franco de servicio desenfundó su arma para repeler una supuesta tentativa de asalto en las inmediaciones de San Martín y el arroyo Saladillo en un episodio que culminó con dos jóvenes heridos y que hasta ayer se mostraba poco claro.

   Es que según declaró el efectivo sobre lo sucedido la tarde del viernes, luego de chocar con su vehículo en ese sitio, y mientras dialogaba con el otro automovilista, aparecieron cuatro hombres con intenciones de asaltarlo y él se defendió con su arma de un presunto ataque a tiros. Por otra parte, minutos después ingresaron a un hospital dos hermanos baleados que dijeron haber sido heridos en una tentativa de asalto cerca del cementerio de Villa Gobernador Gálvez.

   En ese marco ayer al cierre de esta edición los hermanos Raúl y Luis A., de 23 y 21 años respectivamente, seguían internados en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez con custodia policial como sospechosos de haber participado del ataque al agente.

Involucrados. En los últimos meses se han conocido varios hechos en los que policías de civil o que están franco de servicio se vieron involucrados en balaceras con heridos y muertos. El último ocurrió alrededor de las 19 del viernes En inmediaciones de San Martín al 7200, entre el barrio Las Flores y San Martín Sur, donde los transeúntes suelen sufrir todo tipo de robos.

   "Acá es normal que se escuchen tiros y haya robos. Los guachos tiran un tronco o cualquier cosa que trabe el paso y se esconden detrás de los matorrales. Entonces, si un automovilista no puede evitar el obstáculo y se tiene que detener, ahí lo asaltan. Es así. Y después o corren por esta calle (señalando a Hortensia) y se meten en Las Flores; o piran por aquel sendero (paralelo a Platón) y se van para la villita de San Martín Sur", explicó un vecino.

   De acuerdo a la versión oficial del último episodio, investigado por la fiscal de Flagrancia Noelia Ricardi, el accidente de tránsito sin lesionados ocurrió a unos 100 metros de uno de los puente sobre el arroyo Saladillo. "No sé si estaba cerrada una mano de la autopista o si habría algún corte en San Martín y Circunvalación, pero por alguna razón había mucho tránsito por acá. Tan es así que los autos iban a paso de hombre en caravana", explicó un vecino.

   La colisión fue protagonizada por Franco Brian A., adscripto a la Policía Comunitaria que estaba franco de servicio y conducía un Citroën C4, y Diego M., un hombre domiciliado en Villa Gobernador Gálvez que iba al volante de un Renault Kangoo.

Armados. Luego de la colisión ambos detuvieron la marcha y se bajaron a intercambiar sus datos para que intervengan las compañías de seguro. Entonces fueron sorprendidos por cuatro hombres, dos de ellos armados. Según el relato del policía de civil, los delincuentes los amenazaron de muerte para robarlos y en el transcurso del robo se produjo un intercambio de disparos.

   "Todavía estaba claro a esa hora. No te puedo decir si hubo o no disparos porque acá son tan comunes las detonaciones, sea de bala o del corte de las motos", indicó otro vecino. El empleado de la Comunitaria aseguró que antes de gatillar se identificó como policía.

   Luego del intercambio de plomo, los asaltantes huyeron corriendo a campo traviesa sin lograr concretar el robo. El policía y el conductor del auto contra el que había chocado abandonaron la zona.

Por cercanía. Minutos más tarde, desde la guardia del hospital Roque Sáenz Peña se reportó que dos hermanos habían ingresado heridos de bala. Raúl A. tenía una herida en su tórax y Luis A., en el rostro y brazo izquierdo. Por la gravedad de las lesiones ambos fueron derivados al Hospital de Emergencia Clemente Alvarez.

   Sobre la causa de sus heridas, los hermanos habían manifestado que sobre las 19 de ese día había sido baleados en una tentativa de robo en inmediaciones del cementerio de Villa Gobernador Gálvez. Pero la cercanía del lugar denunciado por los hermanos con la zona donde el policía fue asaltado —la necrópolis villagalvense está a menos de 20 cuadras de San Martín al 7200— motivó a los investigadores a colocarlos en el ojo de la pesquisa del intento de robo al agente de la Comunitaria.

   Efectivos de la subcomisaría 20ª comenzaron a investigar el hecho y realizaron la consulta de rigor con el fiscal Sebastián Narvaja, quien suplía el turno de Flagrancia. El fiscal ordenó que ambos heridos quedaran demorados para realizar medidas de reconocimiento dependiendo de la evolución de salud ya que el relato de los hechos que brindaron presentaba incongruencias a los ojos de Narvaja. El fiscal derivó el caso a su par Noelia Ricardi quien comisionó la pesquisa a efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI).


Comentarios