La ciudad
Sábado 19 de Noviembre de 2016

Heridos, 300 botellas y 500 bombas incautadas en la "bajada" de 4º año

Hubo 20 lesionados por mal uso de pirotecnia y dos demorados por incidentes con agentes federales y municipales en el Monumento.

La "bajada" de los alumnos del 4º año del secundario dejó como saldo 20 heridos por mal uso de pirotecnia, 250 litros de alcohol incautados, 500 bombas de estruendo secuestradas y 20 denuncias de vecinos por ruidos molestos. Según las autoridades, no hubo enfrentamientos entre colegios ni pintadas en espacios públicos y fachadas particulares, aunque sí dos situaciones de cierta tensión: a la noche fue desalojado un bar con muchos menores y en el Monumento un incidente con dos jóvenes y agentes federales y municipales con versiones enfrentadas sobre lo ocurrido.

"Desde la noche del jueves hasta la tarde del viernes fue un festejo ordenado y controlado en el que participaron más de 6.000 jóvenes", indicaron fuentes policiales. En tanto, el director de la Guardia Urbana Municipal (GUM), Diego Herrera, resaltó que el balance "es más positivo aún si se lo compara con el festejo del año pasado donde hubo pintadas, enfrentamiento entre algunas escuelas y daños en el mobiliario público como en el Monumento a la Bandera".

La celebración arrancó la noche del jueves y el operativo de control incluyó cien policías, 80 agentes municipales y decenas de federales. Hubo reuniones de jóvenes de 4º año en la puerta de algunos colegios, en casas particulares y en salones alquilados.

En ese sentido el director de la GUM confirmó que agentes municipales ordenaron el desalojo de un bar en Riccheri y Brown donde había más de 40 jóvenes generando ruidos molestos a los vecinos.

En total, el 0800 de la Guardia Urbana recibió entre la madrugada del viernes y el amanecer unas 20 denuncias por pirotecnia y ruidos molestos de redoblantes y otros instrumentos.

Desde las 7 la celebración fue tomando otro color y magnitud. Confluyeron los que no habían dormido nada y se sumaron otros alumnos con aerosoles de espuma, cánticos, bailes y derroche de alegría sobre bulevar Oroño, las peatonales y las plazas del centro.

En los puntos estratégicos, agentes de la GUM, policía y fuerzas federales requisaban a los jóvenes para evitar que consumieran alcohol y no arrojaran pirotecnia. La misma escena se dio en el Monumento a la Bandera, donde confluyeron todos los alumnos a media mañana.

Según Herrera, el saldo de las requisas fue "la incautación de unas 300 botellas con cerca de 250 litros de alcohol y 500 bombas de estruendo, más aerosoles de espuma que se consideran peligrosos como posible elemento para ser arrojado a terceros".

Para el jefe de la GUM, "la cantidad de alcohol secuestrado fue importante y sirvió para evitar incidentes mayores como en otros años. Esta vez, afortunadamente, no hubo que lamentar enfrentamientos entre escuelas, ni pintadas".

Desde la Secretaría de Salud confirmaron que hubo 20 heridos por incorrecto uso de la pirotecnia. "Fueron todos casos leves, salvo un joven al que le explotó una bomba en la cara y fue atendido por personal del Sies en la zona y trasladado a un sanatorio por precaución", agregó Herrera.

Controversia. El momento de mayor tensión se dio en las escalinatas del Patio Cívico del Monumento a la Bandera. Dos jóvenes fueron demorados tras un altercado con agentes de Control Urbano y Gendarmería.

Herrera dio la versión oficial. "Estos jóvenes se negaron a que se les requisara el bolso que llevaban, uno de ellos empujó a un agente de Gendarmería, quien pidió asistencia a miembros de Control Urbano que redujeron a los menores", señaló.

Los amigos de los jóvenes contaron otra situación. Dijeron que no hubo resistencia al cacheo y la requisa y que hubo un uso desmedido de la fuerza de parte de los agentes municipales y federales sobre ambos.

El director de la GUM confirmó también que el viernes próximo se replicará el mismo operativo que el desplegado entre jueves y viernes, en tres etapas, y en distintas zonas cuando se haga la "bajada" de los alumnos de 5º año, durante el último día de clases del secundario.

Comentarios