La ciudad
Jueves 12 de Mayo de 2016

Herederos de un empresario rosarino reclaman U$S 120 millones

La demanda la inició en 2015 Leo Grinschpun por el reconocimiento de una deuda que el Grupo Werthein había contraído con él diez años antes.

Los herederos de un empresario rosarino reclaman al Grupo Werthein, un holding dedicado históricamente a negocios agroganaderos pero que ha ampliado sus horizontes a otros rubros —como el petróleo y telecomunicaciones— una suma de dinero que, con los intereses, supera los 120 millones de dólares. La demanda, iniciada en febrero de 2015 en el Juzgado Civil y Comercial Nº 7 de Rosario, es en concepto de una inversión que Leo SaúlGrinschpun realizó con los Werthein por la cual nunca recibió una contraprestación. Además hay dos denuncias en el fuero penal.

"El vínculo comercial entre Grinschpun y Werthein comenzó en los '80. El padre de Leo tenía relación con la familia Werthein desde mucho antes porque eran del mismo pueblo de la Patagonia. Esta relación se terminó cuando empezaron a incumplir compromisos", dijo el abogados de los herederos de Leo Grinschpun, Matías Scalona.

De acuerdo con el letrado, Grinschpun participaba en inversiones a través del Grupo Werthein —que administra grandes fondos— y en 2005 le entregó dinero, bienes, bonos, y hasta la empresa Cachamai —productora de té y yerba mate— con planta en la localidad de Villa Gobernador Gálvez, para que Werthein realizara una inversión que culminó con la compra de casi la totalidad de Nortel, la accionista principal de Telecom Argentina.

Pero, según la demanda, Grinschpun nunca recibió una contraprestación. Por eso, en 2009 se firmó un reconocimiento de deuda en el que el Grupo Werthein se comprometía a devolver el dinero a Grinschpun. "Es un acuerdo madre con cuatro anexos", dijo Scalona. Es que, según el letrado, cada vez que firmaban un acuerdo, Werthein pagaba algunas cuotas y luego incumplía, porque lo que se anexaba un nuevo convenio.

En febrero de 2015, tras los reiterados incumplimientos, Leo Grinschpun demandó al grupo por la homologación de esa deuda de 84 millones de dólares, que con los intereses superaría los 120 millones de dólares. En enero pasado, el demandante falleció a los 64 años, por lo que el litigio judicial es continuado por sus dos hijos contra Gerardo, Darío, Daniel y Adrián Werthein, todos primos entre sí. La causa está en el Juzgado Civil y Comercial Nº 7, a cargo de Marcelo Quiroga.

Denuncia Penal. De acuerdo con Froilán Ravena, otro abogado de los Grinschpun, la demanda penal se inició el 29 de agosto de 2015 en anticipación de una maniobra judicial que tenía planeada el Grupo W. "Primero se suscitaron amenazas hacia Leo Grinschpun cuando estaba vivo, en las que se lo invitaba a desistir de su reclamo. Lo querían forzar a un arreglo ruinoso para él", detalló el letrado.

"Teníamos información de que esta gente no iba a pagar la deuda contraída. Leo tomó la decisión de judicializarlo, y cuando se inició la demanda por homologación del reconocimiento de la deuda, nos enteramos que el Grupo W iba a realizar distintas maniobras para frustrar el pago, al intentar apoderarse del expediente que estaba en trámite en Rosario, haciendo una denuncia penal en Buenos Aires", agregó.

En este contexto, los abogados patrocinantes de la familia Grinschpun se adelantaron presentando una denuncia penal, dijeron los letrados. "Esa y otras maniobras nos hicieron presumir que estábamos ante un delito de «desbaratamiento de derechos», es decir, que iban a efectuar maniobras ardidosas para frustrar los derechos legítimos de Grinschpun. Lo denunciamos en la Fiscalía de Delitos Complejos de Rosario", dijo Ravena.

Además, existe una denuncia por "prevaricato" contra el abogado Gustavo Isaac, que fue durante 20 años abogado de Leo Grinschpun y luego comenzó a trabajar para los Werthein.

De acuerdo con la denuncia que el Grupo W presentó luego en Buenos Aires en la Fiscalía Federal Nº 4 de Comodoro Py, a cargo de Carlos Stornelli, la documentación que acredita el reconocimiento de la deuda de los Werthein hacia los Grinschpun es apócrifa.

"Que la denuncia es falsa queda probado desde el momento que ellos no sólo reconocieron la deuda en varias oportunidades, sino que además empezaron a pagarla", dijo Ravena, aunque detalló que luego de saldar las primera cuotas esos acuerdos terminaron por caerse.

Comentarios