Ovación
Martes 23 de Agosto de 2016

Hay un cambio de mentalidad

El presente de Newell's obligó a un cambio de mentalidad. Las magras campañas de los últimos años desembocaron en que la mira se focalizara en el promedio.

El presente de Newell's obligó a un cambio de mentalidad. Las magras campañas de los últimos años desembocaron en que la mira se focalizara en el promedio. En sumar puntos para engordar el delgado promedio que ostenta el rojinegro. Y fue el propio presidente Eduardo Bermúdez el que dejó en claro cuál será la premisa al avisar que "hay que sumar 1,4 y no hablamos de campeonato. Este es el piso que deslizamos en la campaña". Atrás quedó aquel pensamiento en cada inicio de torneo apuntando al protagonismo y a pelear por el título. Hoy las circunstancias llevaron a un cambio de rumbo y a sentar como prioridad sumar unidades con el fin de no tener ningún problema con el descenso. No sólo el estilo de juego fue modificado en el último tiempo, sino que ahora también los objetivos. Todo obligado por las circunstancias al quedar el club a la deriva en el último tiempo. Como consecuencia de la sucesión de desaciertos, la economía y lo futbolístico desbarrancaron y, a la vez, el promedio se debilitó. Lo que obligó a una modificación de pensamiento, el de apostar de lleno a elevar los números para evitar sufrimientos mayores. No sólo se modificó el estilo de juego, sino también la misión: cosechar puntos como máxima meta por encima de todo. Para eso la dirigencia apostó a armar un equipo experimentado con la llegada de siete futbolistas y dejando de lado (por el momento) la apuesta a juveniles. Newell's modificó su mirada. De aquella misión que parecía inalterable de ser protagonista apostando al tiki-tiki a este presente de lucha y con un cambio de mentalidad.

Comentarios