El Mundo
Sábado 18 de Junio de 2016

"Hay odio, hay veneno, y tenemos que cambiar"

El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, llamó ayer a cambiar la forma "venenosa" de hacer política en el Reino Unido tras la muerte de su correligionaria, la diputada Jo Cox, asesinada el jueves tras asistir a un acto de campaña en defensa de la permanencia del país dentro de la Unión Europea (UE). En una entrevista con la cadena británica Sky News, el nuevo jefe comunal de la capital británica criticó la actual gestión de los políticos británicos, de cara al próximo referéndum europeo del día 23, y también al reflexionar sobre la campaña previa a la alcaldía de Londres, que se decidió el pasado 5 de mayo. "Creo que la forma en la que llevamos a cabo la política puede inspirar a los ciudadanos, ocasionar el rechazo de la gente, puede derivar en un entorno de veneno; la manera en la que se hace política en este país es venenosa", opinó Khan, que sustituyó al conservador Boris Johnson al frente de la alcaldía.

El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, llamó ayer a cambiar la forma "venenosa" de hacer política en el Reino Unido tras la muerte de su correligionaria, la diputada Jo Cox, asesinada el jueves tras asistir a un acto de campaña en defensa de la permanencia del país dentro de la Unión Europea (UE). En una entrevista con la cadena británica Sky News, el nuevo jefe comunal de la capital británica criticó la actual gestión de los políticos británicos, de cara al próximo referéndum europeo del día 23, y también al reflexionar sobre la campaña previa a la alcaldía de Londres, que se decidió el pasado 5 de mayo. "Creo que la forma en la que llevamos a cabo la política puede inspirar a los ciudadanos, ocasionar el rechazo de la gente, puede derivar en un entorno de veneno; la manera en la que se hace política en este país es venenosa", opinó Khan, que sustituyó al conservador Boris Johnson al frente de la alcaldía.

Con relación a la campaña por el plebiscito europeo en particular, Khan consideró que todos, incluido él, deben "reflexionar", sobre cómo se ha conducido: "Los ciudadanos británicos son maravillosos, decentes, la manera en la que nos comportamos no es decente; hay odio, hay veneno, y tenemos que cambiar", agregó.

El político, amigo personal de la diputada fallecida, admitió sentirse "descorazonado" sobre el asesinato de Cox a manos de un hombre de 52 años con supuestos problemas mentales. De la parlamentaria, de 41 años, destacó que "era lo mejor de la política" e "inspiró y dio energía a la gente". Cox, que vivía en una vivienda construida dentro de un barco anclado al lado del Támesis, casada y con dos niños pequeños, era "una persona maravillosa", señaló. "Todo el mundo que la conocía sólo tenía cosas buenas que decir sobre ella. Era una gran política, una gran activista (...), una persona llena de vida a la que le encantaba ser diputada en el Parlamento.. en un año logró más que muchos de mis colegas en 10,15, 20 años en ese lugar", apuntó.

Comentarios