Policiales
Martes 14 de Febrero de 2017

"Hasta después de muerto le sigue haciendo sombra"

"Que el señor Panadero Ochoa era el instigador de la muerte de mi hermano siempre se dijo. En la calle se decía que esto iba más allá de Betito Godoy y René Ungaro, que estaba ordenado por el Panadero y de más arriba", declaró Rosa Anahí Caminos, hermana de Roberto "Pimpi" Caminos y una de las primeras testigos en declarar en el juicio contra Diego Ochoa que comenzó ayer.

La hermana del asesinado jefe de la barra de Newell's se refirió a incidentes previos con armas y amenazas que involucraron a Carlos "Betito" Godoy —condenado en 2011 como coautor del crimen de Pimpi— de quien se probaron contactos con Ochoa. "Betito era un chico que como tantos iba a la casa de Pimpi a buscar entradas para sus amigos. Estaba catalogado como un buen chico, un chico sano. Sé que nunca tuvo problemas con él hasta que se empezó a hablar de que querían cambiar de referente de la hinchada en el año 2007 o 2008", detalló la mujer, que llegó esposada a la audiencia porque está presa desde marzo del año pasado, junto a otras 13 personas, en una causa por narcotráfico.

"Puedo hablar de rumores con cosas que recolectamos en la calle con mis hermanos", indicó sobre datos contra el Panadero que aseguró haber aportado en la instrucción, aunque no se mencionaron en el primer juicio. También se refirió a mensajes agresivos contra Pimpi por ser portador de HIV que se volcaron en aquel entonces al blog "Días de Stimpi".

"Previo al copamiento Pimpi ya no quería saber nada con la barra de Newell's. Estaba cansado. Había perdido a su familia", dijo, y no se privó de una ironía dedicada a quien lo sucedió al mando de la tribuna: "Hasta después de muerto le sigue haciendo sombra".

Comentarios