El Mundo
Sábado 21 de Mayo de 2016

Hallan restos del avión egipcio estrellado en el Medoterráneo y crece la hipótesis del atentado

Encontraron partes de un cuerpo, asientos y valijas. Sospechas sobre el personal del aeropuerto de París del que partió la aeronave.

Los primeros restos del avión de EgyptAir que cubría la ruta París-El Cairo y que se estrelló por causas aún desconocidas fueron recuperados en aguas del Mediterráneo frente a las costas egipcias. Se hallaron algunos restos humanos, butacas y otros elementos del avión Airbus 320. Se cree que el avión fue derribado por un atentado explosivo. Ayer se supo que el sistema de abordo detectó humo poco antes del impacto. Egipto sufre periódicos ataques terroristas de extremistas islámicos.

Los sistemas electrónicos del avión de EgyptAir detectaron humo en la aeronave, dijo el experto en aviación Tim van Beveren a la Deutsche Welle. La CNN también suscribió esa versión en base una fuente egipcia. La alarma de humo envío señales discontinuas minutos antes del impacto a través del sistema de comunicación satelital ACARS. "El sistema envió señales muy claras", dijo Van Beveren. La hipótesis de un atentado va ganando puntos entre las autoridades egipcias y los expertos en aviación, tanto por la ausencia de mensajes de auxilio como ahora por el dato del humo. El Airbus cayó en barrena desde 11.300 metros cuando acababa de ingresar al espacio aéreo egipcio. Unas 36 horas después de la tragedia, "aviones y buques de las FFAA han encontrado efectos personales de los pasajeros y restos del aparato a 290 kilómetros al norte de Alejandría", precisó el gobierno egipcio. "La búsqueda continúa, estamos sacando del agua todo lo que encontramos". Por su lado, el ministro griego de Defensa, Panos Kammenos afirmó que los primeros restos hallados del avión correspondían a "un miembro humano, dos asientos y una o varias maletas". Grecia participa activamente de la búsqueda con aviones navales. El vuelo MS-804 desapareció bruscamente de los radares cuando volaba sin problemas aparentes en un cielo sin nubes sobre el Mediterráneo. Había partido de París. El avión se precipitó al mar en medio de la noche entre las islas del sur de Grecia y la costa de Egipto con 66 personas a bordo.

Había a bordo 30 egipcios, 15 franceses, un británico, un canadiense, un belga, un portugués, un argelino, un sudanés, un chadiano, dos iraquíes, un saudí y un kuwaití, así como dos canadienses.La desaparición del aparato no ha sido reivindicada por ningún grupo terrorista activo en la zona, como el Estado Islámico, que reivindicó la bomba que destruyó a un avión cargado de turistas rusos cuando sobrevolaba el Sinaí el 31 de octubre del año pasado. Murieron lo 224 ocupantes, que acababan de abandonar el balneario de Sharm el Sheik. El avión ruso se desintegró a la misma altura que ahora volaba el Airbus.

Aeropuerto bajo la lupa. El vuelo de EgyptAir despegó del aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle de París poco después de las 23 del miércoles y tenía previsto aterrizar en El Cairo el jueves a las 3.05. La investigación francesa se centra en el aeropuerto de Roissy: este se encuentra rodeado por suburbios considerados peligrosos. Toda la periferia norte de París es una enorme "banlieue", como se llama en Francia a los grandes barrios pobres en los que predominan extranjeros o franceses de origen extranjero, en especial árabe. Muchos empleados del aeropuerto viven en estos barrios, donde proliferan los radicales islámicos y las mezquitas con predicadores yiyadistas. Francia posee una población de más de 5 millones de islámicos, de la que han salido no pocos terroristas, como varios de los que asolaron París el pasado 13 de noviembre y dejaron 137 muertos.

La desaparición del avión llega asimismo en un contexto difícil para Egipto, que enfrenta a graves problemas de seguridad y también económicos. La amenaza terrorista golpea de lleno en la industria turística local, clave para la debilitada economía egipcia. El atentado del 31 de octubre hizo caer el turismo, no solo el ruso. Egipto enfrenta una fuerte ofensiva del Estado Islámico (EI) contra las fuerzas de seguridad y periódicamente se producen violentos choques armados en la pensínsula del Sinaí, histórico dominio de los milicianos islamistas.

Comentarios