Información Gral
Jueves 02 de Junio de 2016

Hallan en Londres el manuscrito más antiguo de Gran Bretaña

Excavaciones en el distrito financiero permiten descubrir tesoros arqueológicos. Las tablillas encontradas tienen unos 2.000 años.

Arqueólogos descubrieron el documento escrito a mano más antiguo encontrado en Gran Bretaña, entre centenares de tablillas de casi 2.000 años, durante la era romana en Londres.

Expertos del Museo de Londres dijeron ayer que hallaron más de 400 tablillas durante excavaciones en el distrito financiero de la capital para las nuevas oficinas de la compañía Bloomberg. El tesoro provee una mirada reveladora a la historia temprana de la ciudad como eje comercial.

Hasta ahora 87 tablillas han sido descifradas, incluyendo una dirigida "en Londres, para Mogontius" y que data de entre el 65 y el 80 de la era actual, la más antigua referencia registrada a la ciudad, conocida por los romanos como Londinium.

La arqueóloga Sophie Jackson dijo que el descubrimiento es "enormemente significativo... es la primera generación de londinenses hablándonos".

Los romanos fundaron Londres tras su invasión en el año 43. El asentamiento fue destruido por una rebelión celta encabezada por la reina Boudica en el 61, pero fue reconstruido muy pronto.

Los documentos muestran que apenas unos pocos años después de su establecimiento, Londres era ya una ciudad llena de mercaderes y comerciantes. Incluyen referencias a entregas de cerveza, pedidos de comida y fallos legales.

Otra tablilla está fechada el 8 de enero del año 57 de la era común, y sería el documento fechado escrito más antiguo en Gran Bretaña. Apropiadamente para una ciudad que es ahora la capital comercial del mundo, se trata de dinero, un ancestral pagaré en el que un esclavo en libertad promete pagara otro "105 dinares del precio de la mercancía que ha sido vendida y entregada".

Las tablillas estaban preservadas en el lodo del Walbrook, entonces un río, ahora un arroyo subterráneo.

"El agua protege del oxígeno que normalmente habría causado descomposición", dijo Jackson. "Nuestro lodo pegajoso de Walbrook es como la ceniza de Pompeya o la lava de Herculano", las ciudades romanas preservadas por una erupción volcánica.

En la era romana, las tablillas de madera eran cubiertas con cera, para poder escribir en ellas usando un estilo. La cera no ha sobrevivido, pero parte de la escritura penetró la madera y puede leerse.

El clasicista Roger Tomlin, que descifró las inscripciones, dijo que examinar los antiguos manuscritos puede ser excitante.

"Londres era entonces la frontera en el oeste salvaje del Imperio Romano. La gente llegaba justo detrás del ejército romano y trataban de explotar la nueva provincia", relató el experto.

"Estás descifrando algo creado por la mano de alguien que vivió hace 1.900 años", dijo. "Tus ojos plantados donde nadie lo ha hecho antes, al menos no en mucho tiempo".

Comentarios