Ovación
Miércoles 08 de Junio de 2016

Haití no fue rival para Brasil, que desplegó un monólogo con goleada incluida: 7 a 1

El seleccionado de Brasil ejerció una lógica superioridad y venció con facilidad a su par de Haití, por 7 a 1, en partido correspondiente a la segunda fecha del grupo B de la Copa América del Centenario Estados Unidos 2016.
En el estadio Citrus Bowl de la ciudad de Orlando, el equipo dirigido por Dunga diseñó un verdadero monólogo ante un entusiasta pero limitado adversario.
A los 14 minutos de la primera parte, Philippe Coutinho recibió de Filipe Luis y estableció la primera conquista, con un remate fuerte.
El mismo mediocampista ofensivo del Liverpool inglés sumó el segundo tanto, a los 28', después de una buena maniobra individual de Jonás. Un cabezazo de Renato Augusto a los 35' decoró el resultado provisorio para la primera mitad.
En el segundo período, los ingresados Gabriel (14') y Lucas Lima (22') ampliaron la diferencia.
El conjunto haitiano tocó el cielo con las manos y provocó la máxima algarabía de la concurrencia a los 24', cuando James Marcelin (24') capturó un rebote en el arquero Alisson y facturó el 1-5.
Un disparo de Renato Augusto, tras una apresurada salida del equipo caribeño, a los 40', y un tiro desde fuera del área de Philippe Coutinho (46') decoraron la goleada.
De principio a fin no hubo equivalencias. Haití se paró con cinco hombres en el bloque defensivo pero, así y todo, mostró grietas cada vez que Elías, Renato Augusto o Casemiro ponían pases filtrados para sus compañeros.
Llegó la apertura del tanteador en la primera maniobra más o menos convincente que generó y la selección canarinha justificó, casi de inmediato, la enorme distancia que existe entre los números 7 y 74 del ranking mundial Fifa.
En el primer tiempo, casi sin exigirse, Brasil llegó a un 3 a 0 que ya asomaba definitivo.
En la segunda etapa, el cansancio hizo mella en los jugadores caribeños que empezaron a defender cada vez más cerca de su arquero, el atrevido Johny Placide, quien se atrevió inclusive a salir jugando ante la presión rival.
El elenco brasileño lo aprovechó, alargó la diferencia y el marcador final decretó un elocuente 7 a 1.
Los otros dos ensayos amistosos que registraban como antecedentes brasileños y haitianos terminaron en goleadas también. En abril de 1974, en Brasilia, el triunfo fue 4 a 0. Y, en Puerto Príncipe 2004, un encuentro jugado por motivos benéficos terminó 6 a 0 para Brasil, con tres conquistas de Ronaldinho Gaúcho, el otrora astro del Barcelona español.

Comentarios