Edición Impresa
Viernes 30 de Septiembre de 2011

Hacia una educación integral

Desde 2006 rige en la Argentina la ley de educación sexual integral, más promovida por su sigla ESI. El término “integral” es el que invita a pensar esta enseñanza y tratamiento no sólo en lo relativo a las relaciones sexuales, sino también a todos los vínculos humanos.

De esa manera la nueva normativa, que obliga a la enseñanza desde el nivel inicial hasta el secundario, invita a tratar problemáticas como el maltrato, la violencia de género, el abuso infantil y los embarazos precoces.

En 2008 los contenidos previstos en la ley nacional fueron consensuados por las distintas provincias, algo así como ponerse de acuerdo sobre qué enseñar. De esa manera en aquel año no solamente se reglamentó la normativa sino que además se aprobaron los llamados “lineamientos curriculares”.

La propuesta para llegar a todos se amplió con la producción de materiales que organizan por niveles cómo abordar esta educación en las aulas, trabajar con las familias y formarse como docentes. Se trata de cuadernos didácticos, láminas, y hasta una publicación de distribución gratuita dirigida a las familias.

Comentarios