Edición Impresa
Sábado 07 de Marzo de 2009

Hacia la vivienda docente

El derecho de los maestros a una vivienda propia empieza a tener más cara de realidad que de sueño. Un dato clave de esta afirmación es que este reclamo histórico se incorporó formalmente a las paritarias docentes acordadas hace pocos días, hecho valorado por la Ctera. Un nuevo proyecto de ley propone la creación de un fondo para la construcción, acondicionamiento o ampliación de unidades habitacionales destinadas a los docentes.

El derecho de los maestros a una vivienda propia empieza a tener más cara de realidad que de sueño. Un dato clave de esta afirmación es que este reclamo histórico se incorporó formalmente a las paritarias docentes acordadas hace pocos días, hecho valorado por la Ctera (ver aparte). Ahora un nuevo proyecto de ley propone la creación de un fondo para la construcción, acondicionamiento o bien ampliación de unidades habitacionales destinadas a los docentes.

"¿Aquí se reúne la comisión de vivienda?", pregunta una maestra al ingresar a una de las salas de la sede de Amsafé Rosario. Trae en su mano una encuesta que acaba de completar y donde especifica cuál es su situación habitacional.

Allí están tres de las docentes que desde 2006 tomaron el compromiso formal de relevar los problemas de vivienda de los maestros rosarinos, para avanzar así en la pelea colectiva por la casa propia.

"Iniciamos este trabajo el 4 de septiembre de 2006, por eso nuestro correo de contacto hace referencia a esa fecha para nosotras clave: viviendapropia4_9@yahoo.com.ar", precisan Ivana Martínez, Linda Torres y Claudia Rivas, maestras que pilotean la comisión de vivienda en la delegación local de Amsafé.

"Empezamos de cero, primero reuniendo datos, luego con una campaña de sensibilización y haciendo turnos todos los viernes (a las 18.30) para seguir de cerca esta defensa", dicen repasando las decisiones tomadas desde entonces.Pero también se dieron un trabajo hacia afuera: "Hablamos con funcionarios, con otros gremios y con ONGs que están con este tema".

Por momentos se indignan cuando recuerdan que los gobiernos se han ido sucediendo sin atender nunca esta demanda, en especial —dicen— por ser empleadas del Estado, con un sueldo fijo que bien puede garantizar el pago de un crédito habitacional.

Los datos reunidos a través de las encuestas reseñan un panorama muy duro: "La mayoría de quienes no tienen casa propia son mujeres, muchas sostén de hogar, maestros que viven en pensiones, con familiares o que destinan el 50 por ciento o más del salario a un alquiler". Aseguran que hasta el momento tienen registrados 400 docentes sólo en Rosario con serias dificultades en esta cuestión.

La situación de vida de los educadores repercute directamente en las condiciones de trabajo y, como recalcan Ivana, Claudia y Linda, "en la misma calidad de vida". Por eso cuando hablan de vivienda propia ponen el acento "en casas dignas" y que contemplen las "distintas necesidades" habitacionales de los maestros provinciales.

Sumado a la charla, el secretario de asuntos sociales de Amsafé Rosario, Daniel Couselo, indica que este reclamo está acompañado por un debate más profundo: el del "sentido social de la tierra".

A los primeros logros de este trabajo los vieron hace un año, cuando el pedido fue recogido por un proyecto legislativo de la oposición que propone destinar un cupo del 10 por ciento de los planes de viviendas a los docentes. Al que más tarde se sumó uno del oficialismo, que impulsa la creación de un programa de viviendas para los educadores.

Igual las maestras, que hicieron punta con este pedido, sienten que un logro sustancial hasta el momento está en lo convenido en el punto 14 de la paritaria firmada a fines de febrero pasado y que expresa el acuerdo de "constitución de una comisión mixta para la vivienda docente en un plazo no mayor de 30 días".

Para seguir la continuidad del tema organizaron una reunión para el 25 de marzo, a las 18, en la sede de Catamarca 2330. También para el 19 de marzo, a las 18, en la Técnica Nº 485 (avenida San Diego 395) de Villa Gobernador Gálvez, para los docentes de esa localidad.

El nuevo proyecto

El miércoles pasado ingresó en Diputados de la provincia otro proyecto de ley que se presenta como "una nueva alternativa" y "un avance" respecto de los elevados —y que no prosperaron— el año pasado por el oficialismo y la oposición.

Los autores de la iniciativa son los presidentes de la comisión de Vivienda, Oscar Urruty (PPS), y de la comisión de Educación, Marcelo Gastaldi (PJ), de la Cámara baja santafesina.

Los puntos centrales del proyecto de ley —expediente Nº 21.944— proponen la creación del Programa Especial de Viviendas para Docentes, que ofrecerá distintas alternativas de acceso a la demanda, acompañado de un fondo especial que lo financie. Para capitalizar este Fondo Provincial para la Vivienda Docente —así se llama— se pensó en "la afectación del 20% de los recursos provenientes del Fondo Nacional de la Vivienda (Fonavi) destinado a la provincia".

Según la norma nacional, se otorga una alícuota del 5,65% del total a Santa Fe, lo que traducido a plata redunda en unos 70 millones de pesos para 2009.

La iniciativa de Gastaldi y Urruty contempla además la creación de una comisión técnica que reglamente y administre el funcionamiento del fondo. Es decir, donde los maestros tengan participación directa en las decisiones.

De acuerdo con este programa, el fondo está destinado a la construcción, acondicionamiento o bien ampliación de unidades habitacionales para los educadores, tanto del ámbito público como privado.

Comentarios