Opinión
Martes 04 de Octubre de 2016

Hábitat, prioridad y desafío

Vivienda. La provincia tiene un déficit de unas 120 mil uidades habitacionales. Las acciones del Estado.

El hábitat, como política pública, es una prioridad que demanda planificar nuestras acciones en base a un buen diagnóstico de situación. Por eso, como Estado provincial, pusimos en marcha un plan estratégico con el objetivo de brindar soluciones habitacionales que lleguen a todos los santafesinos.

Varios indicadores estiman que en la Argentina existe, en términos habitacionales, una escasez que supera las 3 millones de viviendas. La provincia de Santa Fe no es ajena a esta situación, registrando una falta aproximada de 120.000 unidades habitacionales. Estamos trabajando intensamente para revertir esta situación. El 15 de mayo pasado, el gobernador Miguel Lifschitz firmó un convenio con el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, para la ejecución de 811 viviendas. Si bien celebramos esta medida y destacamos la voluntad del Estado nacional de incluir a la provincia de Santa Fe en el reparto de los recursos federales, consideramos que esta cantidad sigue siendo insuficiente.

Mientras tanto, desde el gobierno provincial brindamos distintas soluciones a los sectores más vulnerables de la población y a la clase media sin acceso a crédito bancario.

En lo que respecta a construcción de viviendas, en agosto se firmaron convenios con 150 presidentes comunales para la ejecución de 2.100 viviendas y 1.000 lotes con infraestructura. A esto hay que agregar la mencionada firma del convenio con la Secretaría de Vivienda y Hábitat de Nación para la ejecución de 811 viviendas en las ciudades de Rafaela, Santa Fe, Villa Gobernador Gálvez y Rosario. Cabe destacar que del paquete de 811 unidades, ya comenzó la ejecución de 630 en la zona norte de Rosario. De esta forma, sumando las viviendas que se encuentran en obra, es de esperar que para finales de 2016 estén en ejecución más de 4.000 casas en toda la provincia a través de diversos planes y operatorias.

Por otro lado, consolidamos el programa insignia de la Secretaría de Hábitat, Mi Tierra Mi Casa, que significa el puntapié inicial para la vivienda propia.

La regularización dominial de las viviendas con posesión de hace más de 30 años es otras de las líneas de acción del plan habitacional de la provincia. Así, el Programa de Escrituración de Viviendas Fonavi permitió ganar escala y entregar 1.500 títulos de propiedad en los primeros 100 días de gestión. Esta iniciativa que busca reparar una deuda histórica y que ya lleva 5.000 trámites de escrituración iniciados, pretende completar la regularización de los 40.000 títulos de propiedad restantes.

Seguimos apostando al Plan Abre, un programa de intervención integral en más de 30 barrios de 5 ciudades, con obras en ejecución por un monto de inversión de más de 500 millones de pesos para seguir generando oportunidades en materia de hábitat, para que cada santafesino sea protagonista en la transformación de su entorno y de la construcción de una mejor ciudad.

La vivienda, como el empleo, la salud, la educación, la seguridad, entre otros, son derechos irrenunciables de todos los ciudadanos. Por eso, pusimos en marcha un plan de mediano y largo plazo que permita resolver situaciones de precariedad, hacinamiento y carencia de servicios básicos en toda la extensión de la provincia. La concreción de estas políticas requiere la indispensable coordinación y articulación entre los tres niveles del Estado. El desafío es enorme y lo hemos asumido con la convicción y la certeza irrenunciable de que en Santa Fe, el hábitat y la vivienda deben ser derechos garantizados.

Comentarios