Edición Impresa
Sábado 14 de Septiembre de 2013

Habitar las historias docentes

La iniciativa del Ministerio de Educación provincial de reconocer a los docentes en su día es para aplaudir...

La iniciativa del Ministerio de Educación provincial de reconocer a los docentes en su día es para aplaudir. Más porque consultó a las escuelas y proyecta hacer que esta idea se prolongue en un espacio permanente. Un sitio donde difundir la trayectoria pedagógica santafesina de maestros y maestras actuales e históricos.

Las nuevas generaciones de educadores podrán saber que hubo "una maestra Caracol", como se la conoció a Angela Peralta Pino, que se trasladaba en su escuela rodante por el norte santafesino; que el primer libro de lectura de la región litoraleña llegó de manos de una educadora y militante como Haydeé Guy de Vigo o bien que al maestro Carlos Benielli se lo reconoce, entre otros méritos, por haber compuesto la letra de la Marcha de San Lorenzo.

Similar idea implementa el Ministerio de Educación de la Nación desde hace una década: premia a los educadores de todo el país que se hayan destacado en una acción valiosa, y a propuesta de cada provincia. Una lástima que en los últimos años por la sola decisión —injusta y arbitraria— de la ex ministra de Educación Elida Rasino (y que sostuvo su par Letizia Mengarelli) no se hayan elevado desde Santa Fe menciones para esta convocatoria.

En 2013, felizmente, se dio la posibilidad de que el país conozca a un maestro y rescatista, que trabajó en la tragedia que enlutó a la ciudad: el profesor de la Técnica 466 Mariano Poch. Que siga entonces esta oportunidad. Si se quiere cambiar la sociedad hay que reconocer a los buenos maestros. También para poder habitar sus historias y hacer memoria por los que no están.

Comentarios