La ciudad
Miércoles 10 de Agosto de 2016

Hábeas corpus para proteger a una joven

La condena a tres años de prisión de cumplimiento efectivo que el 5 de mayo pasado recibió el ex marido de Jessica y padre de sus cuatro hijos, Néstor Fabián Anchával (38), no está en firme.

Una semana después de denunciar que había sido secuestrada, golpeada y tirada a una zanja por cuatro hombres que presume matones enviados por su ex marido, Jessica Balmaceda (29) le pidió ayuda al defensor general de la provincia, Gabriel Ganón. Esta vez el planteo se basó en que la joven presume estar siendo víctima de "seguimientos" y de "escuchas telefónicas" por parte de la policía, justamente la fuerza encargada de custodiarla después de que su ex pareja, condenada a tres años de prisión por violencia de género, recobrara la libertad. Como medida de protección ante la "situación grave" que la chica relató, Ganón presentó un hábeas corpus que recayó ante el juez de investigación preparatoria Andrés Donnola. El Concejo Municipal también tomó el tema (ver aparte).

La condena a tres años de prisión de cumplimiento efectivo que el 5 de mayo pasado recibió el ex marido de Jessica y padre de sus cuatro hijos, Néstor Fabián Anchával (38), no está en firme porque poco después fue apelada por la defensa y luego también por la fiscalía.

Se trató del primer juicio oral desarrollado en la provincia por violencia de género, en el que el juez Juan Carlos Leiva dictó sentencia por los delitos de "amenazas, desobediencia, violación de domicilio y daños". Aun así, dictó una pena inferior a los cuatro años y medio que solicitaba la fiscal de delitos sexuales y violencia de género, Raquel Almada.

Jessica sospecha que su ex pareja mantiene vínculos con algunos policías y de allí asocia "sugestivas" ausencias de su custodia, seguimientos e interferencias en sus comunicaciones privadas.

También conjetura que el auto Corsa gris sin patente al que la subieron la semana pasada contra su voluntad y desde el cual la arrojaron a una zanja después de que ella presionara su botón de pánico podría pertenecer a una fuerza policial, como a la ex Drogas Peligrosas.

Todas las sospechas planteadas por Jessica y representantes de la entidad Ampliando Derechos llevaron a Ganón a presentar ayer un hábeas corpus, con el objetivo "de saber si se la está siguiendo y por qué".

El defensor general explicó a LaCapital que las denuncias son "suficientemente graves" como para investigar si son reales. "Es un tema muy delicado", dijo, convencido de que si llegara a comprobarse que Anchával guarda alguna relación con el secuestro "se le debería revocar de inmediato la libertad condicional".

Apelaciones. De todos modos, pese a que Jessica sostiene que Almada no apeló la condena a tres años que resolvió Leiva, fuentes de la fiscalía la corrigieron.

"Una vez que el juez dio a conocer los fundamentos, la fiscal presentó la apelación", dijeron, medida —al igual que la elevada por la defensa de Anchával— que ahora será evaluada por la Cámara.

Mientras tanto, a partir del secuestro denunciado por la chica la semana pasada, la Fiscalía aguarda una serie de informes. Entre ellos, los datos que arrojen los GPS del móvil policial asignado para la custodia y del botón de pánico que llevaba la propia Jessica.

Comentarios