Policiales
Jueves 13 de Octubre de 2016

Hábeas corpus colectivo por jóvenes detenidas

Lo presentó la Defensoría en favor de adolescentes alojadas en los altos de la comisaría 7ª. Denuncian condiciones de inhabitabilidad.

El Defensor Público de la provincia, Gabriel Ganón, y el responsable de la Secretaría de Prevención contra la Violencia Institucional del Ministerio Público, Enrique Font, interpusieron un recurso de hábeas corpus colectivo y correctivo "en favor de todas las adolescentes" alojadas en la Unidad de Detención de Mujeres de la Dirección de Justicia Penal Juvenil, ubicada arriba de la comisaría 7ª de Cafferata al 300.

El pasado lunes una delegación de la Defensoría realizó una inspección no anunciada a esa unidad de detención para constatar las condiciones de encierro en que conviven las adolescentes privadas de su libertad y como resultado de la misma constataron "serias irregularidades respecto al cumplimiento de los estándares mínimos en materia de condiciones de detención, lo que vulnera el ejercicio de sus derechos constitucionales y agravan ilegítimamente su estado de detención".

La institución se encuentra junto a un penal de mujeres adultas, siendo su "estructura edilicia inadecuada para alojar a niñas y adolescentes" ya que no cuentan con "ventilación adecuada, entrada directa de luz solar y falta actual de calefacción entre otras cosas".

Además, hay "una celda individual para privar de su libertad a las adolescentes, propio de confinamiento solitario".

En cuanto a la alimentación, la institución provee a las internas de almuerzo y cena, pero no de desayuno. "La comida suele llegar fría y como método de castigo algunas guardias deciden no pasar los alimentos que las familias llevan". Sobre los productos de primera necesidad, los mismos son provistos por los familiares de las jóvenes o profesionales de la Dirección Provincial de Justicia Penal Juvenil que "al momento de la inspección hacía dos semanas no asistían al lugar".

Asimismo se relevaron situaciones que implican incumplimiento de salidas al aire libre y movilidad. "Las jóvenes conviven de modo permanente en sus celdas sin realizar ejercicios físicos, actividades recreativas, de esparcimiento y juegos".

Sobre la atención médica, la misma "se brinda un día por semana por lo que no está garantizado el acceso a la salud y a servicios odontológicos, como la ausencia de seguimiento clínico, falta adecuada de medicación y controles".

Finalmente, las jóvenes manifestaron haber sido "objeto de torturas y malos tratos policiales". En ese marco, Font destacó que el hábeas corpus tiene por objetivo "denunciar las condiciones de detención por un lado y torturas y malos tratos tanto dentro como fuera del establecimiento. Hay un abandono por parte de la provincia en el abordaje de la situación que genera el propio Estado al privar de libertad a las adolescentes, quitarles sus derechos, mantenerlas encerradas, sin atención médica permanente, sin educación y alejadas de su familia".

Comentarios