Edición Impresa
Lunes 30 de Junio de 2008

Guitarrero

Alberto Fernández ha pasado en los últimos tiempos varias veces por el ojo de la tormenta. Su rol como principal operador del gobierno en el conflicto con los ruralistas dicen que le generó una alta dosis de estrés. Pero parece que el hombre sacó de la galera una receta saludable para enfrentar la exigencia: la guitarra...

Alberto Fernández ha pasado en los últimos tiempos varias veces por el ojo de la tormenta. Su rol como principal operador del gobierno en el conflicto con los ruralistas dicen que le generó una alta dosis de estrés. Pero parece que el hombre sacó de la galera una receta saludable para enfrentar la exigencia: la guitarra. Fanático del instrumento y buen ejecutor, Alberto le ha encontrado una vuelta de tuerca positiva al trajín cotidiano. Y aseguran que le ha dicho a sus amigos: "Deprimido compongo mejor". Ah, bueno.

 

No para. Los amigos y correligionarios del candidato a secretario general de la departamental Rosario del PJ, Luis Daniel Rubeo, dicen que el hombre está hiperquinético haciendo campaña por todas las seccionales de la ciudad. Y su discurso tiene un eje que parece ser una obsesión más que un ferviente deseo: "el justicialismo tiene que volver a ser una opción de poder en 2011 y para eso necesitamos más que nunca la participación de todos los peronistas". Bien por su entusiasmo.

Comentarios