Edición Impresa
Sábado 27 de Febrero de 2016

Guillermo de Pósfay

De las veces que estuvimos en la Feria de Editoriales Independientes y Autogestivas (Flia) con El Corán y el Termotanque (*), nunca había encontrado uno de sus libros. 

De las veces que estuvimos en la Feria de Editoriales Independientes y Autogestivas (Flia) con El Corán y el Termotanque (*), nunca había encontrado uno de sus libros. Guillermo de Pósfay era un nombre que escuchaba, uno de los autores más mencionados en esa movida de escritores que escriben, diagraman, cosen, pegan y venden sus libros. Escritores-editores que le dan vida a esa literatura subterránea, donde conviven múltiples experiencias creativas, donde la escritura se entrelaza con la organización colectiva. No hay obligaciones de renta, canonizaciones de mercado, jerarquías, consideraciones empresariales, pautas de catálogo fósil. Ahí son los escritores y los lectores, un encuentro directo, horizontal, potente.

Guillermo de Pósfay nació en Buenos Aires en 1973. Tiene escritos más de diez libros, entre ellos novelas que fueron tomando la forma de culto, como Yerba Mate Libre. Yo conseguí El Fumador, la última novela, en una feria de Capilla del Monte. Tantas veces lo tuve ahí nomás, al lado, y finalmente de pura casualidad di con él en uno de los refugios de su cosmogonía literaria. Quizás sea injusto: su estilo se encarga de evitar estancamientos, lugares sagrados, claves repetidas. Cada página se extiende sobre una espontaneidad musical, un ejercicio lúdico con las palabras.

En El Fumador se cuenta la historia de un pibe que fuma. Es la historia del cigarrillo, también, y es una historia de amor. Un registro de la ciudad y de las vidas jóvenes que explotan en su interior. No es sencillo sintetizar en un adjetivo la cualidad de su escritura. Va y viene, sube y baja, crea y recrea, ignora y obedece para poder volver a ignorar cada una de las reglas sintácticas de la lengua, todos los formatos preestablecidos, las imágenes acostumbradas. Leerlo es encontrarse con la libertad puesta en acto, la ocurrencia deviniendo narración. Una manera de respirar literatura, sin todo lo otro.

(*) Programa de Radio Universidad.

Comentarios