La ciudad
Sábado 30 de Julio de 2016

Guardianes en las plazas, una promesa que no se pudo cumplir

Sólo hay uno en la San Martín. El municipio había anunciado hace más de un año que los multiplicaría en otras del centro, pero jamás ocurrió.

El 27 de mayo del año pasado, Iván Calopa estrenaba con emoción su nuevo rol en la función pública y mantiene su actividad hasta la fecha. El joven empleado de la Dirección de Parques y Paseos debutó como cuidador de la plaza San Martín, tras su remodelación integral. Pero su debut quedó en soledad. Pese a la euforia y los anuncios de multiplicar la experiencia a otras tres plazas, las promesas aún no llegaron a concretarse. Por ahora, para encontrar al resto de los placeros hay que buscar en los archivos.

Las obras de remodelación de la plaza San Martín se produjeron en medio de una fuerte polémica por los 17 millones de pesos que demandó su intervención integral, que tardó seis meses.

Esta puesta en valor sirvió como punta de lanza para afirmar la intención de la gestión municipal de jerarquizar las plazas más emblemáticas del casco histórico de la ciudad.

En la lista de los espacios, los integrantes del gabinete local habían incluido a las plazas 25 de Mayo, Pringles y de la Cooperación (que por estas horas tiene vandalizado su mural del Che Guevara).

Hace más de un año, el joven treintañero comenzaba a recorrer el tradicional espacio público enclavado en pleno Paseo del Siglo. El debut de Iván como placero trajo todos los condimentos del cuidador, versión actualizada.

"Mi misión es hablar con todos y que me entiendan", le había dicho el placero a LaCapital en mayo del año pasado para agregar: "Tengo que tratar de que no rompan nada, que cuiden el espacio verde y explicarles que no se puede jugar al fútbol, porque acá es todo nuevo y esta es una plaza de paseo. También tengo que recibir los reclamos y reportar si hay daños o faltante de algo".

Un día después, la subsecretaria de Medio Ambiente, Cecilia Mijich, sorprendió con un anuncio: las plazas 25 de Mayo, Pringles y Buratovich también tendrán cuidadores "en unos 20 días", anticipó por entonces.

Múltiples facetas. Los agentes municipales deberían tener una misión de facetas múltiples: controlar, supervisar y conciliar entre las personas que fueran a usar los espacios públicos. Incluso su trabajo tendría un plus, como el de facilitar bolsitas plásticas a los dueños de animales que dejen los desperdicios de sus mascotas en el suelo y hasta tendrían un celular para comunicarse con vecinos y funcionarios.

A más de un año, la consulta de este diario se volvió inevitable. ¿Que pasó con los placeros? La actual secretaría de Medio Ambiente, en cuya órbita debería definirse esta situación, evacuó la inquietud a través de un vocero de prensa.

"Según informó Parques y Paseos, Iván trabaja de lunes a jueves, de 9 a 15; viernes, de 9 a 19, y sábados, de 7 a 17", destacaron, para luego señalar que "por el tema placeros, hoy no hay personal de esta repartición en las tres plazas mencionadas. La idea es incorporarlos a corto plazo".

En reemplazo de los anunciados guardianes de plazas, el Ejecutivo informó que existe un "referente" de las Areas de Servicios Urbanos (ASU) en cada plaza, que "se ocupa del contacto con áreas municipales y vecinos".

Por lo que ve, el placero pasó a ser una promesa incumplida más.

Comentarios