Edición Impresa
Sábado 20 de Febrero de 2016

Grupos de whatsapp de padres en la escuela: ¿información o chismes?

Sugieren que no se convierta en un "chismódromo". Una especialista opina que es una herramienta fantástica, pero no siempre bien usada.

"Mamis me pasan la tarea de mañana, Facu no terminó de copiarla??!!", "Me parece que la maestra nueva no tiene mucha onda", "Por qué llenan a los chicos de tareas los fines de semana?!", algunos de los comentarios más comunes que circulan en el grupo de whatsapp de madres y padres en la escuela. Una especialista en informática educativa opina que resulta una herramienta fantástica, pero no siempre es bien utilizada. En tanto que un portal promueve una campaña para su buen uso con la consigna "Información sí, chismes no. Que no se convierta en un chismódromo".

Laura Suárez es profesora en informática y una experta en el uso de las nuevas tecnologías en educación. Asegura que el grupo de whatsapp de padres en la escuela es algo común, cotidiano y hasta casi obligatorio. También que es una herramienta fantástica para agilizar la comunicación entre la escuela y la familia, aunque no siempre su utilización es la conveniente. "La función de estos grupos es intercambiar información sobre actividades escolares. Sin embargo, también se suelen utilizar para sembrar dudas y malos entendidos", advierte sobre aquellos comentarios y mensajes desafortunados que pueden derivar en conflictos y descalificaciones al trabajo de la escuela y sus docentes.

Las consecuencias se ven luego en el aula y se manifiestan en las reuniones de padres. "Muchos papás y mamás llegan con rumores, que no saben si son verdades o no. Cuando lo adecuado es hablar con quien corresponda ante cualquier duda", dice para sugerir no perder la práctica basada en el diálogo abierto entre familias y escuela.

Responsabilidades. Las recomendaciones para un buen uso del grupo de whatsapp de padres no se limitan a la información que circula en los mensajes. También en no quitarles a los hijos las responsabilidades que deben asumir. "Los chicos ya saben que si no logran copiar la tarea, llevar el ejercicio o pierden la fotocopia que tenían para completar, las madres las pedirán por whatsapp", describe la profesora sobre otra derivación muy común del uso de esta herramienta. Una situación que mira preocupada porque entiende no beneficia a los chicos, no los ayuda a ser responsables y más bien produce cierto relajamiento, "total mi mamá me lo pide por whatsapp". "La responsabilidad por las propias tareas es parte de las conductas que se aprenden desde muy chicos", aporta quien es posgraduada en E-learning, expositora en congresos de educación, además de administradora de blogs escolares.

Suárez insiste en afirmar que los grupos de whatsapp de padres en la escuela resultan un instrumento fabuloso, porque facilitan y agilizan el contacto para definir una actividad, avisar las novedades de un viaje o excursión, por ejemplo; pero pueden obstaculizar la comunicación cuando se desvirtúa este sentido. Cuando las conversaciones derivan en observar cómo enseña tal docente, cómo es la escuela, con críticas a veces fundadas y otras veces no, se corre el riesgo de promover diferencias con el ámbito escolar y la vida institucional. "Lo que hace whatsapp en estos casos es amplificar esa distancia que desde hace tiempo ya hay entre la familia y la escuela", agrega sobre una problemática reconocida que se busca revertir.

Estima que un buen momento para conversar sobre este uso es el inicio de cada ciclo lectivo. Una ocasión para compartir dudas, acordar pautas y donde el uso de estas herramientas tecnológicas deben estar en esa agenda: "No para que dejen de existir, porque aparte de ser una alternativa de comunicación, van a seguir existiendo. No se puede tapar el sol con un dedo. En todo caso el desafío es convertir estos grupos de whatsapp en una oportunidad para acercar a los padres a la escuela, conseguir una alianza más positiva, más saludable".

Sugerencias. La educadora recomienda darse una vuelta por el sitio "Libres de Bullying, equipo de diagnóstico, prevención e intervención" que promueve la campaña "Grupos de whatsapp de padres y madres en el colegio: usémoslo bien".

Básicamente se trata de un afiche con recomendaciones para colgar en un lugar bien visible de las escuelas (se puede descargar gratuitamente en libresdebullying.wordpress.com). Entre otras consignas la campaña de este portal propone: "Información sí, chismes no (el grupo es muy útil para intercambiar información sobre los hijos y su clase. No hay que volverlo en un «chismódromo»)", "No convertirse en la agenda de los hijos" (si faltó a clases, no pedirle la tarea por grupo, sí ayudarlo a que asuma sus responsabilidades); "No criticar al docente en grupo" (si surge algún problema con la maestra o profesora, hablarlo cara a cara para poder escuchar también sus argumentos); "Respetar la privacidad" (no compartir contenidos que vulneren la privacidad de nadie o sean ofensivos hacia otros); "No ridiculizar a nadie" (se trata de evitar los comentarios que dejan en rídiculo a chicos, padres o docentes); "Mantener la identidad" (no permitir que los chicos se hagan pasar por los padres en el teléfono); "No exagerar con los emoticones" (hay cosas que necesitan aclaraciones) y "Usar el criterio propio al leer y responder" (no todo lo que se dice en el grupo es cierto: es conveniente leer, evaluar y expresar la opinión y si hace falta, la disconformidad).

En las redes

La directora de Libres de Bullying, María Zysman, dice que muchas de las consultas que reciben “suelen incluir hechos más o menos graves vinculados a malos entendidos surgidos en las redes sociales”. “Whatsapp, por ser tal vez la herramienta más difundida, es la que genera la mayoría de estos altercados entre adultos”, detalla y analiza que es la palabra escrita la que puede prestarse a confusiones y no ser bien interpretada.
  Considera que “estos grupos constituyen una herramienta sumamente útil a la hora de organizar salidas, juntar dinero para eventos, chequear algún horario o coordinar encuentros; pero pueden convertirse en un factor perjudicial cuando no se utilizan correctamente y comienzan a mezclarse otras cuestiones”. Propone que si se quiere que los hijos “utilicen la tecnología de manera responsable, discreta, con respeto” hay que hacerlo con el ejemplo. “Difícilmente puedan incorporar pautas de buen uso si nos ven «sacados» permanentemente al responder la infinidad de mensajes que se intercambian en los chats”.

Desafíos en el aula

Laura Suárez es profesora de informática, tiene un posgrado en E-learning, es expositora y tallerista en congresos y foros de educación a nivel nacional e internacional. Además es administradora de blogs institucionales, colaborativos y de aula; y desde 1998 es coordinadora de Informática Educativa en escuelas primarias. Considera que uno de los retos en el uso de las tecnologías en el ámbito escolar es convertirlas en herramientas de conocimiento y comunicación, pero también de respeto y convivencia. En esta tarea los grupos de whatsapp de padres y madres mucho pueden aportar, haciendo valer un sentido positivo y saludable de la comunicación.
   También asegura que los grupos de whatsapp que organizan las familias están muy extendidos en todos los niveles educativos (desde el jardín a la secundaria). El desafío es el mismo para todos los casos: usarlos como herramientas de buena comunicación.

Comentarios