Edición Impresa
Martes 15 de Diciembre de 2015

Grieta cultural en el PRO

Se sabe que la relación entre Hernán Lombardi y Darío Lopérfido no es buena.

Se sabe que la relación entre Hernán Lombardi y Darío Lopérfido no es buena. Amigo cercano de la vicepresidenta Gabriela Michetti, el titular del Sistema Federal de Medios no vio con buenos ojos la designación de Lopérfido al frente de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. Y en los últimos días, un nuevo cruce de opiniones tejió un capítulo más dentro de esa interna. Lopérfido declaró en una entrevista que, en relación al funcionamiento del Centro Cultural Kirchner, “no es posible sostener un lugar de excelencia de manera gratuita”. Sin embargo, Joaquín Navarro (vocero de Lombardi) salió a desmentirlo: “No se va a cobrar entrada en el Centro Cultural Kirchner. Además, ese espacio no depende de la ciudad”.

Quiere marcar la cancha

Techint tuvo su primer cruce con el gobierno de Mauricio Macri anteayer al mediodía, cuando el ejecutivo de la empresa Luis Betnaza irrumpió en panel de la UIA para preguntarle al ministro de Industria, Francisco Cabrera, si continuarán los acuerdos comerciales con China, una de las principales preocupaciones de la principal siderúrgica del país. El cruce se dio durante un panel de la Conferencia Industrial Argentina, en el que Cabrera era invitado y Eduardo Nogués, de Ledesma, el moderador. Pero Betnaza no soportó la ansiedad. Apareció de repente, mandó a Nogués a la tribuna y se pudo a moderar, no para mejorar la calidad de la jornada sino marcar la cancha.

El silencio del Vaticano

El Papa Francisco aún no se expresó sobre la asunción de Mauricio Macri como nuevo presidente y el silencio del Vaticano al menos llama la atención en estas latitudes. Sabido es que el Sumo Pontífice recibió en dos ocasiones al líder del PRO en Roma, pero desde que Macri ganó las elecciones no pronunció palabra alguna sobre el triunfo del frente Cambiemos. Eso generó muchos rumores sobre una supuesta molestia del jefe de la Iglesia Católica con el nuevo mandatario. Sin embargo, Francisco envió a Buenos Aires a uno de los encargados de asuntos ceremoniales del Vaticano, Guillermo Karcher. El religioso asistió incluso a la asunción de Horacio Rodríguez Larreta como nuevo alcalde porteño, en reemplazo de Macri, pero también evitó pronunciarse sobre el mandatario nacional.

Comentarios