Edición Impresa
Sábado 27 de Marzo de 2010

"Gracias por fumar": lo que se quiere ocultar

Por Darío Maiorana (*) / Nick Naylor (Aarón Eckhart) con su rostro inconmovible y adorable de suricata erguido a la entrada de la cueva, es el villano sagaz de "Gracias por fumar". Su habilidad reside en utilizar técnicas del spin —discurso sesgado basado en fragmentos de "verdad", que busca influir en las personas— para defender a la industria del tabaco.

Nick Naylor (Aarón Eckhart) con su rostro inconmovible y adorable de suricata erguido a la entrada de la cueva, es el villano sagaz de " Gracias por fumar". Su habilidad reside en utilizar técnicas del spin —discurso sesgado basado en fragmentos de "verdad", que busca influir en las personas— para defender a la industria del tabaco.

Este moderno sofista, hábil orador y lobbista —profesión reconocida en Estados Unidos pero no en la Argentina, lo cual no significa que no exista—, que proclama y enseña que "no hay que negociar, sino discutir", va hilvanando una trama ágil y entretenida, mientras muestra obscenamente que no tiene pudor en defender los intereses más reprobables, porque todo se subordina al principio de la "libertad de elección ciudadana". Esta particular visión del libre albedrío cívico produce un contrapunto discursivo y axiológico con la pacata moral media norteamericana, representada por el senador Finisterre, y emerge en los diálogos del lobbista con su hijo y en las imperdibles escenas de la mesa de Bert’s donde se reúne con sus colegas del grupo "Los Mercenarios de la muerte".

"Si discutís bien, nunca estás equivocado" o "necesitás flexibilidad moral" son algunas de las enseñanzas que Naylor enseña a su hijo y que pone en práctica pícaramente en la sesión de la Comisión del Senado en la que se discuten medidas antitabaco. Con ironía y acidez, y a pesar del final "políticamente correcto y hollywoodense", el film pone sobre el tapete los mecanismos de manipulación de la opinión pública y cómo muchos intereses corporativos se ocultan, o se exponen para ocultarse. El paradigma de la libertad de elección del ciudadano o de las decisiones informadas es puesto en debate, polemizando con films como "Colores Primarios" o "Mentiras que matan", y con nuestras convicciones y modelos éticos y democráticos.

(*) Rector de la UNR.

Comentarios