Policiales
Viernes 01 de Julio de 2016

Golpe a una banda que vendía drogas y era conducida por un preso de Coronda

Milton Damario, procesado por matar al "Pájaro" Cantero, daba órdenes desde su celda. Seis presos y un kilo de cocaína incautada

Con un celular que tenía escondido dentro del televisor, en su celda de la cárcel de Coronda, Milton Emanuel Damario impartía órdenes a sus compinches para direccionar una red de venta de estupefacientes con bocas de expendio en la zona sur de Rosario y Villa Gobernador Gálvez. Eso se desprende de la acusación en manos del juez federal Carlos Vera Barros tras una serie de allanamientos realizados ayer en Rosario, Villa Gobernador Gálvez, Pueblo Esther y Coronda.

En el operativo que llevó adelante la sección Inteligencia de la ex Drogas Peligrosas fueron detenidas seis personas, dos de ellas mujeres, se incautó casi un kilo de cocaína fraccionada y no se secuestraron armas.

Damario está preso en Coronda procesado por la Justicia provincial sindicado como uno de los sicarios que el 26 de mayo de 2013 asesinó a tiros a Claudio "Pájaro" Cantero, por entonces líder de la banda de Los Monos.

En común. La manera en la que Damario movía los engranajes de su red de venta de drogas no es novedosa y tiene puntos en común con las de otros privados de la libertad a quienes se ha detectado regenteando tras las rejas sus bocas de expendio. Tal los casos de Máximo Ariel "Guille" Cantero, ya procesado por la Justicia federal por ese delito; Facundo "Macaco" Muñoz (también procesado por el crimen del Pájaro); y el de Aldo César "Totola" Orozco, quien desde 2013 está a disposición de la Justicia federal a la espera de un juicio oral y público como líder de una banda que comercializaba estupefacientes en Firmat y Chabás.

Según explicó ayer en rueda de prensa el comisario Alejandro Druetta, titular de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones (ex Drogas Peligrosas), Milton Damario fue puesto bajo la lupa a partir de una pesquisa que comenzó de oficio hace un año. A partir de una denuncia de vecinos de bocas de expendio de estupefacientes en los monoblocks ubicados al oeste de Grandoli y Gutiérrez y en Villa Gobernador Gálvez, se comenzó a trabajar sobre escuchas telefónicas que condujeron la investigación hacia el pabellón 5 de la cárcel de Coronda donde Damario está preso junto a su hermano José y Luis Orlando "Pollo" Bassi.

Red. La investigación determinó que Damario coordinaba desde su celda de aislamiento, con el apoyo de su entorno más cercano instalado en una casa en la ciudad de Coronda, la red de puntos de venta.

La droga le llegaba desde el norte del país. El apodado "Pancho", detenido ayer, era el encargado de alimentar los puntos de venta en el Fonavi de Grandoli y Gutiérrez de la zona sur de Rosario y en Villa Gobernador Gálvez.

"Cada vez es más difícil montar las investigaciones porque la venta de drogas pasó de los puntos fijos, los lugares que se conocían como bunkers, al delivery que puede llevar adelante cualquier persona en moto, bicicleta o caminando. Y eso hace que la recolección de pruebas sea cada vez más compleja", explicó Druetta.

Allanados. Con órdenes de allanamiento gestionadas por el fiscal federal Marcelo Di Giovanni y rubricadas por el juez Vera Barros, ayer efectivos de Inteligencia Sur de la ex Drogas Peligrosas y de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) realizaron doce allanamientos: cinco en Villa Gobernador Gálvez, cuatro en Rosario, dos en Coronda (uno de ellos en el pabellón 5 de la cárcel) y el restante en Pueblo Esther.

De acuerdo al peso específico que los protagonistas tienen en el organigrama de la banda, a Damario se le incautó un celular en su celda en Coronda. Además los agentes allanaron la casa en la que su concubina reside en esa ciudad, que siempre según la hipótesis de la pesquisa, era el lugar donde se reunían los miembros de la banda para repartir roles y dividendos. Ese operativo dio resultado negativo. Algo similar sucedió en el domicilio de la madre de Damario, en Pueblo Esther, en la que no se encontraron elementos de interés para la causa.

En uno de los monoblocks de Grandoli y Gutiérrez la policía allanó tres departamentos: dos en el primer piso y otro, un quiosco de venta de droga, en el tercero. Allí fueron detenidos Héctor "Pancho" A., de 45 años, y su esposa; Jorge Z., de 28 años, y su concubina Sonia Ch., de 34. En total se incautaron siete celulares y poco más de 650 gramos de cocaína fraccionada para la venta.

Otra vez. Sobre calle Libertad, en Villa Gobernador Gálvez y jurisdicción de la comisaría 25ª, se realizaron tres allanamientos. En Moreno al 2400 de esa ciudad fue detenido Pablo M., que así cayó preso por cuarta vez como vendedor de drogas. Los pesquisas recordaban que unos años atrás el mismo hombre resistió su detención tomando como escudo humano a uno de sus hijos.

Asimismo, en el cruce de Maipú y Centenario (detrás de la planta villagalvense de Paladini) fue apresado Tránsito R., de 33 años, quien residía en un punto de venta de drogas convertido en una fortaleza. Allí secuestraron 190 bochas de cocaína. En las próximas horas los detenidos serán trasladados ante el juez Vera Barros y el fiscal Di Giovanni para ser indagados.

Comentarios