Economía
Jueves 20 de Octubre de 2016

Gobierno, gremios y empresarios abrieron el debate por un bono

Se habilitó una negociación por una suma no remunerativa en el sector privado. El piso será 2 mil pesos. No es obligatorio.

El gobierno, la Confederación General del Trabajo (CGT) y las cámaras empresarias acordaron ayer habilitar una negociación de un bono de fin año con la suma de 2.000 pesos como base para trabajadores del sector privado. El acuerdo no tendrá carácter obligatorio pero serviría para frenar el paro general. El Estado nacional estudia si otorga esa compensación a sus empleados y dejó en manos de cada provincia la decisión en sus respectivas jurisdicciones.

Luego de más de tres horas de reunión en la Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, oficializó el acuerdo de debatir un bono que tendrá un piso de 2.000 pesos para trabajadores del sector privado y consideró que ese entendimiento "contempla la posibilidad de superar" el paro que analizaban realizar los sectores sindicales.

Peña detalló que el bono privado deberá debatirse sector por sector y aclaró que "no es un decreto ni una orden judicial", con lo cual las empresas no están obligadas a abonar esa compensación.

"Esto es un documento político, no es un decreto, ni una orden judicial, lo que sí manifiesta es un acuerdo de todos los que estuvieron", remarcó Peña.

El jefe de ministros informó que en esta primera reunión del Diálogo para la Producción y el Trabajo también se acordó "institucionalizar" esa mesa de discusión entre empresarios, gremios y gobierno, por lo cual habrá nuevos encuentros en la primera quincena de noviembre y diciembre.

Sobre el bono para los empleados públicos, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ratificó que será "cada jurisdicción la que debe establecer su negociación", mientras que sobre los trabajadores de la administración pública nacional señaló que el Ministerio de Modernización "en la próximos días va a hacer el análisis correspondiente".

Por el gobierno, estuvieron en la reunión Peña, Triaca y los ministros Alfonso Prat Gay (Hacienda), Francisco Cabrera (Industria), Carolina Stanley (Desarrollo Social), y el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana. En representación de la CGT asistieron los miembros del triunvirato —Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña— e integrantes del consejo directivo como Andrés Rodríguez, Gerardo Martínez, José Luis Lingeri, Jorge Sola, Omar Maturano, Rodolfo Daer y Francisco Guitérrez.

La nota saliente fue la ausencia del secretario gremial de la central, el camionero Pablo Moyano, quien venía participando de los encuentros con el gobierno aunque manteniendo una postura dura en favor del paro y en rechazo a los ofrecimientos de la Casa Rosada.

Del sector empresario concurrieron el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Adrián Kaufman Brea, y su vice, Daniel Funes de Rioja; el presidente de la Cámara de la Construcción, Juan Chediack, y su vice, Gustavo Weiss; Luis Di Fiori y Gonzalo de León, de la Cámara de Comercio; Daniel Pelegrina, por la Sociedad Rural; Daniel Llambías de la Asociación de Bancos Privados, y Adelmo Gabbi y Guillermo Carracedo, por la Bolsa de Comercio.

Si bien los sindicalistas se retiraron sin hacer declaraciones, uno de los jefes de la CGT, Juan Carlos Schmid, destacó luego en un comunicado de prensa que la central obrera "ha cerrado el tema pendiente de las negociaciones" y destacó que el bono de fin de año quedó establecido.

El titular de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, aseguró que el pago del bono de dos mil pesos es "un compromiso asumido por las partes y hay que cumplirlo" .

"Es obligatorio porque es un compromiso; hay tres partes que se comprometen: seis entidades empresarias, el gobierno en pleno y la CGT; es un compromiso para efectivizarlo", resaltó.

Comentarios