Economía
Miércoles 19 de Octubre de 2016

Gobierno, gremios y empresarios abren el diálogo social con el bono

La CGT reclama un piso de $ 2.000 como bonificación de fin de año y pide que cada sindicato discuta el monto con su sector.

El gobierno, la Confederación General del Trabajo (CGT) y los empresarios nucleados en el Grupo de los Seis (G-6) abrirán hoy un diálogo tripartito que tendrá como primer punto el reclamo sindical por un bono de fin de año para todos los trabajadores. La central obrera quiere que el piso de discusión sea de 2.000 pesos.

El primer encuentro del denominado Diálogo de la Producción y el Trabajo está convocado para hoy a las 10 en Casa de Gobierno y se espera la presencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

Por la CGT concurrirán los triunviros Carlos Acuña, Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, en tanto que el G-6 estará representado por Adrián Kaufmann Brea (Unión Industrial Argentina), Juan Chediak (Cámara Argentina de la Construcción), Daniel Llambías (Adeba), Jorge Di Fiori (Cámara Argentina de Comercio), Claudio Cesario (ABA) y Luis Etchevehere (Sociedad Rural Argentina).

La posición de la CGT fue ratificada ayer por Acuña, quien reclamó "un piso de 2.000 pesos como referencia y que cada sindicato discuta con su sector", luego de que varios referentes sindicales, entre ellos el ex secretario general de la central obrera, Hugo Moyano, considerara "insuficiente" la oferta del gobierno.

La semana pasada Triaca y Quintana informaron, tras una reunión con sindicalistas, que el gobierno ofrecía una suma extraordinaria de fin de año de 1.000 pesos para los jubilados que perciban el haber mínimo (5.661 pesos) y un monto decreciente para aquellos que superen la mínima hasta alcanzar los 6.661 pesos.

En cuanto al impuesto a las Ganancias, cuyo proyecto para modificarlo a partir de 2017 aún no ingresó al Congreso, se volverá a exceptuar al medio aguinaldo de diciembre, aunque de manera parcial: no pagarán hasta 15.000 pesos. Los empleados con salarios brutos de 30.001 a 55.000 pesos pagarán el tributo a partir del excedente de los mencionados 15.000 pesos y quienes ganen más de 55.000 pesos por mes abonarán el gravamen sin ninguno de esos beneficios.

La oferta no sedujo a los gremialistas de la CGT, al punto que en la víspera de la reunión de hoy, Acuña advirtió que si las autoridades "gobiernan sólo para los patrones, tendrán el conflicto en la puerta" y alertó que Macri se "comprometió a terminar con el impuesto al salario y a (lograr) la pobreza cero", y ahí "está mintiendo".

Acuña aseguró que en "estos diez meses" de gestión el "gobierno ha mostrado un perfil más bien patronal, y esperemos que esta situación se pueda revertir".

Con mayor dureza se expresó Pablo Micheli, secretario general de la CTA Autónoma, que, al igual que la CTA liderada por Hugo Yasky, no fue convocada por el gobierno.

Micheli denunció un "pacto" entre el gobierno y un sector de la CGT, y estimó que "a fines" de este mes, junto a organizaciones sociales y sindicales, se realizará un paro nacional con movilización a la Plaza de Mayo.

El gobierno de Mauricio Macri y la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) están explorando caminos para que la Iglesia Católica se sume al diálogo sectorial impulsado por el Poder Ejecutivo, aunque desde esa institución ya anticiparon que los obispos no se sentarán en la mesa del Diálogo por el Trabajo y la Producción que se inaugura hoy con la participación de la central obrera peronista y los empresarios.

Comentarios