Ovación
Miércoles 20 de Julio de 2016

Gladiadores modernos en un vale todo muy cercano a la locura

El Calcio es un deporte que se juega con dos equipos de 27 jugadores, quienes pueden usar manos y pies, y tienen como objetivo sumar más puntos que el rival.

El Calcio es un deporte que se juega con dos equipos de 27 jugadores, quienes pueden usar manos y pies, y tienen como objetivo sumar más puntos que el rival. Los equipos deben pasar la pelota por un arco poco convencional, ya que es una fina red de 50 centímetros que se extiende a 1,20 metro de altura en todo el ancho de lo que sería las líneas de fondo de un cancha de fútbol tradicional.

Los equipos están formados por cuatro arqueros y tres defensores, que tienen la tarea de dejar de atacar a los jugadores de puntuación, cinco halfbacks que juegan hacia la parte delantera del campo, y 15 delanteros que son los que se enfrentan cara a cara lo largo de la línea central. Ver los jugadores impresiona. Son como gladiadores de la era moderna. Los mayoría de los jugadores del Calcio Storico tienen sus cuerpos cubiertos de tatuajes. Juegan desnudos hasta la cintura, con pantalones que utilizaban sus antecesores en la Edad Media, cuando el juego se practicaba entre casas rivales y barones ricos. Un poco de cinta en los nudillos y alguna muñequera completan el atuendo de estos hombres que, entre golpes, patadas y corridas, están más cerca de la demencia que del amor al deporte. Los partidos duran 50 minutos y los jugadores tienen que ingeniárselas para avanzar y pasar la pelota, ya que están permitidos cabezazos, puñetazos, codazos y hasta estrangulación, pero se prohíben los golpes bajos o desde atrás y las patadas en la cabeza. En arranque del partido se libra, literalmente, una verdadera batalla y los jugadores abandonan el campo si lo sacan en camilla. No existen jugadores contratados, los que juegan lo hacen por mero placer y la única compensación que tienen es la de una comida tras el partido. Aunque no lo parezca hay un árbitro y seis jueces de líneas que tratan de mantener la paz, pero son desbordados por las múltiples peleas que se les presentan en simultáneo. En cada gol (llamado caccia) se disparan culebrinas y los equipos invierten el campo. El conjunto que se impone tiene la bandera alzada y el que cae derrotado la tiene arriada. Antes el equipo vencedor ganaba una vaca, la que luego mataban y se la comían. Hoy, esa vaca es simbólica, y tras la final se sirve un banquete al que puede asistir cualquiera.

Comentarios