AFA
Sábado 20 de Agosto de 2016

Giammaría, de la Rosarina, sostuvo que "es un error no empezar a jugar"

El presidente de la Rosarina, Mario Giammaría, señaló que entiende los problemas del ascenso y llamó a los clubes a hacer una profunda autocrítica. Cree que Armando Pérez responde más al gobierno que a ellos, pero dijo que hay que darle tiempo

El presidente de la Asociación Rosarina de Fútbol, Mario Giammaría, se transformó en una opinión más que autorizada porque aquella decisión de ser el único de no avalar la Superliga hoy cobra más vigencia que nunca ante la amenaza de paro de los clubes del ascenso, que la aprobaron con promesas de pago no cumplidas y que hoy reclaman. "Hoy me dan la razón" dijo sin ufanarse de ello. "Se equivocaron en aprobar el nuevo sistema por apresuramiento o ingenuidad", agregó, solicitando una profunda autocrítica para remediar los males del fútbol argentino. Eso sí, como sabe que los problemas no se pueden solucionar de un día para el otro, pidió tiempo y opinó: "Es un error del ascenso no empezar el campeonato". Asimismo, cree que la cabeza de la Comisión Normalizadora de la AFA, Armando Pérez, responde más a los intereses del gobierno nacional que al de los clubes, pero juzgó igual que precisa tiempo de maniobra, algo que varias instituciones de las divisiones menores parecen no estar dispuesto a darle.

El titular de la ARF dijo al portal PluralNoticias que "hay muchos buenos dirigentes que heredaron los problemas pero deben hacerse cargo. Tiene que haber un sinceramiento", señaló. "Cuando se aprobó la Superliga yo les pregunté a los del ascenso si tenían asegurados el cobro que les prometían y ellos dijeron que sí, que confiaban en las promesas hechas, pero la realidad les dio un cachetazo y me dan la razón de que fue un apresuramiento o una ingenuidad confíar en una promesa de palabra". Y abundó: "Fue un exceso de confianza. El día anterior a la aprobación de la Superilga no había quorum ni nada y en 24 horas se aprobó, con una promesa de pago solamente. Eso volcó las decisiones y creo que fue un apresuramiento. Cuando se está en un estado de necesidad uno no toma las mejores decisiones ni tiene la mejor posición para reclamar".

Giammaría apuntó: "Hoy se sale con los carteles de "No maten al ascenso", pero dije en ese momento que se estaban suicidando, que lo estaban matando sin quedar con elementos de negociación, porque se aprobaba hacer un nuevo estatuto, cuando el que tenemos es perfecto, reúne todos los condimentos, sólo que no se cumple". El presidente de la ARF agregó que "ahora no está la plata y encima hay un plan de desendeudamiento que hará que los clubes cobren un veinte por ciento menos. Por eso me parece que había que tomarse un tiempo más antes de decidir y no ir como un chico al que le prometen un caramelo. La intervención del gobierno, el que no haya un canal de diálogo, todo eso lo acepto, pero también hay errores propios, hay que ser autocrítico y no veo que pase".

"A mí me dijeron después de esa asamblea, para justificarse, que hay que mirar para adelante, pero lo hacen mirando el espejo retrovisor. Acá hubo tesoreros que nunca firmaron cheques en la gestión de AFA. En el tema de las famosas cuevas, no todos los que fueron descontados entraron en las tesorerías de los clubes. El 75 por ciento de los clubes de primera no tienen un jugador propio, entonces ¿qué capitalizan? Así sigue el fútbol argentino, engañándose", siguió.

Giammaría también admitió que apoyó a Marcelo Tinelli, precursor de la Superliga, y que según él "se apartó porque se dio cuenta de que había otros intereses. En su momento el ascenso apoyaba a Segura (Luis) y al final la Superliga incluyó a Hugo Moyano también. Acá vivimos negando la realidad, porque los mismos clubes llevaron a la AFA a esta situación".

Y reveló cuál es su relación con Armando Pérez y qué piensa de él. "Tengo muy poca relación porque él casi no venía a las reuniones. Pareciera que respondiera más a los intereses del gobierno de Macri que a los de la Fifa, por eso el malestar de muchos clubes. Pero admito que no hay mucho margen de maniobra. Lo que se le reclama es actitud de apertura para reunirse con todos los estamentos, es como que tiene una actitud negadora. Pero hay que darle tiempo porque el problema viene de arrastre y no se puede solucionar rápido. Es un error del ascenso no empezar el campeonato".

Comentarios