Escenario
Sábado 25 de Junio de 2016

Gato Maula Project vuelve a tocar en Rosario tras su gira por tierras aztecas

Gustavo Sordelli en el bandoneón, el ex rockero y siempre enamorado de la electrónica Fernando Fontana en contrabajo y programación, Diego Corvalán en guitarras, Gustavo Marti, y el cerebro del sexteto, Mariano Emanuelli en teclados, arreglos y composición, completan el grupo, que esta noche vuelve a presentarse en un escenario rosarino, luego de una exitosa gira por México.

La impronta tanguera de Gato Maula Project en vivo impresiona, aunque la veas en la pantallita de YouTube. Sobre todo Federico Bertero, un cantante de voz profunda y densa como el Riachuelo, y con más pinta de miembro de una banda de rock de los Balcanes que de cantor de tango.

Gustavo Sordelli en el bandoneón, el ex rockero y siempre enamorado de la electrónica Fernando Fontana en contrabajo y programación, Diego Corvalán en guitarras, Gustavo Marti, y el cerebro del sexteto, Mariano Emanuelli en teclados, arreglos y composición, completan el grupo, que esta noche vuelve a presentarse en un escenario rosarino, luego de una exitosa gira por México.

   Bertero no le escapa al rótulo de tango-fusión. Piensa en voz alta que Gato Maula Project toma al tango como eje, como una inabarcable avenida principal, como punto de partida y también de arribo, como calle ancha atravesada por distintos ritmos, estilos e interpretaciones, todas ellas llenas de sorpresas. "Expresiones vivas de lo que hoy somos y sentimos", dice.

   —No es descabellado, también, ver a Gato Maula como un grupo eminentemente de tango...

   —Yo veo a Gato Maula como un grupo de tango fusión. Buscamos hacer el recorrido inverso al que nos tiene acostumbrado el llamado tango electrónico que mayormente es música electrónica con una pincelada de tango. Nosotros arrancamos desde el tango, tomándolo como columna vertebral, y a partir de allí lo atravesamos o cruzamos con otros estilos. El característico sonido del bandoneón y la voz de impronta tanguera le dan la clásica coloratura del estilo al que se le agregan arreglos provenientes de otras corrientes que terminan dando como resultado nuestra propuesta artística.    

   —¿Cómo es ponerle la voz al grupo, sobre todo, porque vos tenés una voz muy tanguera?

   — Ante todo es una experiencia gozosa. El cantar tango sobre algunas estructuras que en más de una oportunidad tiran para otro lado es como deslizarse sobre hielo, causa vértigo y una gran sensación de libertad, y a la vez siento que me permite un gran abanico interpretativo. También utilizo mi voz como elemento de fusión en algunas oportunidades, yéndome para el rock o el soul, saliéndome un poco del tango puro.

   —¿Cómo les fue en México?

   —¡México estuvo increíble! Nos contrató un productor uruguayo al que le gustó mucho la propuesta y tocamos durante un mes y medio por toda la Riviera Maya. Fue una experiencia muy enriquecedora desde lo artístico ya que tocamos para un público absolutamente cosmopolita y la respuesta que recibimos siempre excedió nuestras expectativas. Es hermoso ver como la música se transforma en el idioma común de tanta gente distinta. Ahora estamos programando nuestra próxima gira y evaluando una propuesta que nos llegó de ir a grabar nuestro futuro material allí.

   —¿Cómo va a ser el show en Rosario?

   —A este show lo pensamos como una celebración, tocando temas de nuestro primer disco "Siete vidas", pero sobre todo presentando material de nuestro segundo material discográfico, actualmente en proceso de grabación. Ansiamos invitar a la gente a vivir ese instante junto a nosotros. Va a ver música, baile y algunas perlitas... Queremos agradecer a nuestra productora "Más que dos", por su profesionalidad y su don de gente. Es muy lindo trabajar así.

   —¿Cuándo sale el disco y cómo será?

   —Nuestro segundo álbum verá la luz en unos meses. Estará compuesto en su gran mayoría por temas propios y algún que otro clásico ¡dentro del Gato Maula Project style! Creo que en cuanto al sonido va a resultar un tanto más audaz que el anterior disco. El título, todavía no lo vamos a develar...

   —Vos tenés en escena toda una imagen descontracturada, ¿como te ven los tangueros?

   — (risas) La verdad que no sé cómo me ven, hasta ahora siempre me han tratado con mucho respeto, cuestión que agradezco enormemente, al igual que todos mis compañeros.

Comentarios