Edición Impresa
Sábado 03 de Octubre de 2015

Garrochas invertidas y perfume francés

La vistosa metáfora fue retomada y puesta en uso, una y otra vez, por el conglomerado periodístico y político opositor, en especial a partir del triunfo del partido de Sergio Massa, en 2013.

La metáfora del “salto en garrocha” en política no es nueva; el noble deporte olímpico presta su esencia para mostrar cómo un político puede cambiar de lado de un momento para el otro. Aun atravesando un cerco que, a priori, parece infranqueable.
 
La vistosa metáfora fue retomada y puesta en uso, una y otra vez, por el conglomerado periodístico y político opositor, en especial a partir del triunfo del partido de Sergio Massa, en 2013.
 
La predicción opositora, fallida, era que los dirigentes territoriales peronistas de la provincia de Buenos Aires, alertados por una presunta segura debacle de la etapa kirchnerista, se irían detrás del que gana. La historia viene demostrando que la debacle no existió, y que, lenta, pero inexorablemente, el componente peronista del massismo retorna a la estructura del FpV.
 
La última novedad en ese sentido fue el de la rubia dirigente Mónica López, quien concretó un sonoro pase al FpV, consiguiendo que el propio Daniel Scioli se siente junto a ella para anunciarlo ante la prensa.
 
Cuando la garrocha, presuntamente, se iba a ondear hacia el lado opositor, las explicaciones celebratorias de la derecha argentina iban al núcleo político: “Con toda lógica, se van porque el kirchnerismo se diluye, y buscan reubicarse”.
 
En contrario, si la garrocha, impulsa su onda expansiva hacia el universo sciolista-kirchnerista, entonces caen con todo el peso las impugnaciones éticas y morales hacia los saltimbanquis. “Porque los peronistas son así, no tienen ética, ni ideas políticas, sólo les importa colocarse cerca del poder”, puede leerse a éstas horas en los medios y redes sociales.
 
Esa conducta presuntamente amoral, de “acercarse al que gana”, que emergería cloacal del perverso populismo, ¿es una característica única de los peronistas?
 
De un modo simétrico, “acercarse al que gana” se traduce en “alejarse del que pierde”. En estas horas, la candidata a presidente Margarita Stolbizer (que sacó 3,5% de los votos en las Paso) no tuvo más remedio que salir a rechazar la estrategia electoral del PS santafesino, que promueve “la tijerita” en el cuarto oscuro.
 
O sea, promueve votar a Hermes Binner con Macri o con Massa, o incluso con los otros candidatos. Para votar a Binner (candidato a senador) y a Margarita Stolbizer (ambos del Frente Progresista) no se necesita ninguna tijera, se necesita colocar ambas boletas, juntas, dentro del sobre.
 
El 17 de octubre se cumplirán 70 años de una gesta que cambió la historia política argentina. Nada fue lineal. Hubo aciertos, errores, avances y retrocesos.
 
Sin embargo algo perdura inmodificable para un sector amplio de la sociedad argentina: las conductas de los políticos que provienen del universo ideológico blanco, no peronista, huelen siempre a perfume
francés. Y, curiosamente, conductas similares, llevadas adelante por los oscuros populistas, vienen siempre impregnadas del feo olor de los suburbios.
 

Comentarios