Escenario
Domingo 10 de Julio de 2016

Ganó dos premios Oscar y desapareció del mapa de la industria cinematográfica

¿Qué es de la vida de Hilary Swank? Esa es la pregunta que se la hacen la industria cinematográfica y los medios estadounidense. La actriz que se ganó dos Oscar gracias a sus actuaciones en "Boys Dont Cry" y "Millon Dolla Baby" en apenas cinco años prácticamente desapareció de la pantalla grande
Existe la leyenda sobre los premios cinematográficos. Estrellas de renombre explicaron alguna vez que tras ganar grandes premios sus carreras se complicaron, no por voluntad. También hay muchos casos en Hollywood donde la estatuilla surtió el efecto contrario al esperado. Así que dos Oscar, tan joven y tan rápido podrían tener algo que ver en la repentina desaparición de Swank de las pantallas. La explicación no es un simple misterio. Es cierto que la estatuilla (imaginen dos) da cierta licencia para que los representantes pongan el caché de una actriz por las nubes.
Otros hablan de exceso. Swank era una buena actriz, pero dos Oscar es un hito al alcance de muy pocos y muy grandes (Bette Davis, Vivien Leigh y Meryl Streep) y Hollywood pasó factura. No había un lugar más allá, tocaba ir hacia abajo.
Aunque hay pocos en Hollywood que cuestionen los dos papeles que le sirvieron para llevarse dos estatuillas, sí que se le reprochó no haber hecho nada bueno al margen de esos dos papeles. Algo parecido ocurrió con su carrera posterior. Swank no volvió a elegir bien tras su segundo Oscar.
«La Dalia Negra», «La cosecha», «Diarios de la calle», «Posdata: te quiero»... Seguro que ninguno de estos títulos le suena demasiado a nadie. Pero los protagonizó la actriz doblemente oscarizada. Y en 2017 estrenará otras dos cintas: «Logan Lucky» y «55 steps»... No parecen grandísimos estrenos.
¿Por qué todo esto? Cuentan -fundamentalmente noticias basadas en «fuentes cercanas»-, que a Swank no le interesa Hollywood en absoluto. Que los dos Oscar, lejos de acrecentar su ambición le hicieron entender que había cosas más importantes en la vida que lucir palmito en alfombras rojas.
Ella tiene otros intereses, y bastante más loables. Pasó parte de su tiempo en estos últimos años visitando y trabajando en orfanatos en la India, ayudando a construir escuelas en Etiopía y creando una fundación que une a niños y animales para que el uno resuelva los problemas del otro: Hilaroo. Pero las causas ajenas no fueron las únicas que la apartaron de la carrera en primera fila. El padre de Swank se enfermó de cáncer en 2015. La actriz renunció a varios proyectos por esta circunstancia.
Dicho todo ello, lo cierto es que no hace mucho que Hilary Swank recibió una de las críticas positivas más unánimes de su carrera. Ocurrió con «Deuda de honor» de Tommy Lee Jones, e hizo pensar a muchos que, si no un tercer Oscar, desde luego era merecedora del reconocimiento que una nueva nominación supone. Su aventura en TV puede además devolverle a primerísima fila, embarcada como está «The One Percent» un trabajo detrás del que están nombres tan relevantes como Ed Helms, Ed Harris y el director de cine Alejandro González Iñárritu. ¿Hará que este artículo caduque en breve?. Más que posiblemente.

Comentarios