Economía
Miércoles 25 de Mayo de 2016

Gafa suspende personal y suma presión al mercado de trabajo de Rosario

Los trabajadores cobrarán el 90 por ciento del salario por tres meses. Menos ventas y más importaciones complican al sector.

La presión sobre el empleo que se desató desde fines del año pasado en la región no afloja. En las últimas horas, el sector metalúrgico volvió a sentir el impacto de la recesión, el tarifazo y la apertura comercial. La fábrica de heladeras Gafa anunció la suspensión de 360 trabajadores por tres meses, a partir de junio, mientras que Acindar confirmó que suprimirá un turno de trabajo en su planta rosarina, que podría derivar en un cierre total del establecimiento.

Pese a que el gobierno nacional niega la existencia de una ola de despidos, las cesantías y suspensiones en toda la geografía productiva de la provincia se incrementaron los casos de cierre o reducción de la producción, que implican achique de personal, baja de horas trabajadas, inactividad y también precarización.

En el caso de las suspensiones en las fábricas de línea blanca, que tienen en Rosario su principal polo productivo, la crisis se desplegó desde principios de año con ceses de contratos y despidos en distintas empresas desde principios de año. La caída de la producción por encima del 25 por ciento, por la baja del mercado interno y el fuerte aumento de las importaciones, fue denunciada en reiteradas oportunidades, sin lograr una reacción parte del Ejecutivo central.

Pablo Cerra, abogado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), recordó que en lo que va del año se importaron 32 mil heladeras de China, Brasil y México, contra 20 mil unidades que ingresaron en todo el año pasado. En ese marco, Gafa formalizó durante una audiencia realizada ayer en el Ministerio de Trabajo provincial su decisión de suspender a 360 operarios, sobre un plantel de mil, a partir de junio. La medida se extenderá hasta agosto y los obreros cobrarán el 90 por ciento del salario.

"La empresa manifiesta que está sobreestockeada porque no hubo ventas, a lo que se suma una cuestión estacional, ya que la temporada fuerte de sus productos es el verano", dijo Cerra, quien señaló que "si bien no es el panorama deseado, herramientas como las suspensiones permiten amortiguar el impacto de la nueva situación económica en los puestos de trabajo".

La firma reducirá la producción de heladeras y suspenderá la producción de freezers y cocinas.

Cerra señaló que desde principios de año se registraron 400 despidos en empresas metalúrgicas de la región, pero aclaró que el dato es sólo la punta de un iceberg hecho de suspensiones, precarización, cesantías por goteo y no renovación de contratos laborales.

Acindar. Otro frente que debe atender el sindicato metalúrgico es el del achicamiento de la planta local de Acindar, la ex Navarro, que se perfila como un cierre definitivo en el futuro. Acindar ya había anunciado la reducción de un turno de producción en el establecimiento, que ocupa a 200 trabajadores. La firma venía trabajando con tres turnos. Esa medida afecta a 30 empleados, de los cuales una parte ya aceptó retiros voluntarios.

A los referentes gremiales les preocupa la reducción del trabajo pero más les preocupa el hecho de que la empresa no presentó "un plan de trabajo claro", que disipe la seria sospecha de que el unidad va a un cierre definitivo.

Para sumar angustia al panorama laboral de la provincia, el diario El Litoral de Santa Fe pidió un procedimiento de crisis en el que solicita, entre otras medidas, una rebaja de salarios y una reducción del personal de un 30 por ciento. El gremio de prensa se declaró "en estado de alerta y movilización".

En tanto, ATE realizó ayer su cuarto paro nacional del año y se movilizó en Rosario junto a la CTAA.

Comentarios