Central
Lunes 28 de Noviembre de 2016

Fútbol para un equipo que ya tiene forma

Coudet probó ayer pensando en el partido del miércoles frente a Belgrano, con Salazar, Martínez y Teo Gutiérrez

Coudet probó ayer pensando en el partido del miércoles frente a Belgrano, con Salazar, Martínez y Teo Gutiérrez

Pasó Olimpo. Sin pena ni gloria. Sin grandes lamentos por el empate. Y a doce horas de ese partido, Eduardo Coudet y sus colaboradores ya estaban ordenando una nueva práctica de fútbol en el predio de Arroyo Seco con los nombres que, en principio, el técnico tiene en la cabeza para enfrentar el miércoles a Belgrano en Formosa por la semifinal de la Copa Argentina. Por supuesto que se trató de un primer bosquejo y que todo está sujeto a cambios. Pero en caso de que aparezca lugar para algún retoque sí es un hecho que será mínimo. Para destacar, Víctor Salazar adentro y Teófilo Gutiérrez acompañando a Marco Ruben en la ofensiva, además de la presencia de Mauricio Martínez como volante central pese a la vuelta al ruedo de parte de Damián Musto en la noche del sábado en el Gigante (ver página 7).

Casi que no hacía falta que apareciera el equipo para enfrentar a Olimpo para entender qué es lo que Coudet tenía en mente para el miércoles. Es que hoy hay claramente una base titular, con algunos nombres que tranquilamente podrían rotar. Pero son contados esos casos.

Quizá el dato relevante sea la presencia de Teo Gutiérrez. No porque se pueda osar poner en duda la jerarquía del colombiano, sino porque hay un contexto que envuelve su situación y la de su principal competidor por el puesto: Germán Herrera.

Siempre será bueno recordar que en un partido crucial como lo fue el de cuartos de final contra Boca, en Córdoba, Coudet probó con uno y otro y a la hora de bajar el martillo se la jugó por el Chaqueño, que dicho sea de paso le cumplió con una buena actuación y además un gol. Pero después de eso llegó el otro choque con Boca, en la Bombonera, por el torneo local, en el que el colombiano marcó su primer tanto en Central pero también protagonizó lo que todos ya conocen. Y la expulsión hizo que debiera descansar el sábado de manera obligada (recibió dos fechas de suspensión). Es difícil suponer qué hubiera pasado si no veía la roja, pero sí se puede afirmar que la lectura que hizo el cuerpo técnico es que esos pocos minutos que estuvo en cancha le alcanzaron para demostrar mayor comodidad en el equipo que la que hasta aquí no había logrado.

Pasando en limpio, Herrera jugó los 90 minutos contra Olimpo y el desgaste fue importante. Totalmente soportable para las condiciones físicas del delantero, pero si el Chacho prefirió darles descanso a todos es más que entendible que en esta ocasión apueste por Teo Gutiérrez. No obstante, se insiste, de aquí al miércoles hay un tiempo importante por delante y el día a día será crucial en esto de evaluar antes de tomar una decisión.

Otro de los puestos en los que había más de una opción es en la punta derecha de la defensa, donde Ferrari venía de cumplir una buena labor ante Boca (Salazar estaba suspendido porque lo habían expulsado contra Independiente). Y cuando todo parecía indicar que el Tucu iba a jugar el sábado el Chacho mandó a la cancha al Loncho. Conclusión: Salazar fue al banco y ayer apareció entre los once en el ensayo futbolístico que el equipo realizó ante un equipo de juveniles, entre los que estuvo Damián Musto.

Vaya una mención también para ese caso. Musto hizo sus primeros minutos de fútbol tras la lesión y la pierna le respondió bien, pero hay un rendimiento y un ritmo futbolístico de Mauricio Martínez que lo pone un escalón por encima.

Hay un tiempo todavía que Coudet tiene por delante para probar, evaluar y después decidir. La magnitud del partido que se avecina implica un análisis pormenorizado de la situación. De igual forma lo de ayer ya es una muestra acabada de lo que será el equipo en Formosa.

Comentarios