Economía
Jueves 14 de Julio de 2016

Fuerte polémica por el desembarco de Aldo Rico en Granadero Baigorria

Organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos repudiaron el llamado al ex militar que se rebeló contra la democracia.

Tras su reaparición pública como ex combatiente de Malvinas durante el reciente desfile porteño por el Bicentenario de la Independencia, distintas organizaciones anunciaron su repudio a la presencia de Aldo Rico en Granadero Baigorria, prevista para mañana. El otrora fogonero de la rebelión carapintada de 1987 contra el presidente radical Raúl Alfonsín llegará a esa ciudad —ubicada a 10 kilómetros al norte del centro de Rosario— invitado por el intendente Adrián Maglia (Frente para la Victoria, FpV) para participar de un homenaje a veteranos del conflicto bélico en el Atlántico Sur. La convocatoria, que fue definida antes de la parada militar del domingo pasado, también despertó voces de rechazo en las filas kirchneristas (ver aparte).

Frente a una creciente polémica, el intendente de Granadero Baigorria, Adrián Maglia, optó ayer por el silencio de radio. Sin embargo, en declaraciones realizadas el martes a FM Horizonte de San Lorenzo, había confirmado públicamente la invitación a Rico.

Luego de admitir que ambos mantuvieron un contacto "tiempo atrás" y que la convocatoria nació de soldados "amigos" suyos y compañeros de Rico en Comandos, enfatizó: "Es algo que le debe la comunidad de la región".

Acerca de la actividad programada, Maglia señaló que "será algo muy íntimo y personal", razón por la cual no le habían otorgado "mucha trascendencia" a la llegada del ex intendente de San Miguel (Buenos Aires).

Rico, durante las múltiples entrevistas brindadas después de su irrupción en escena durante los festejos del Bicentenario, también se encargó de ratificar su llegada a Baigorria para adherir al reconocimiento a tres veteranos de la guerra de Malvinas. Automáticamente, las redes sociales (Facebook y Twitter) comenzaron a amplificar los rechazos.

Voces en contra. El homenaje a los ex combatientes promovido por la Municipalidad de Baigorria tendrá como escenario el centro tradicionalista La Tacuara. Y, frente al inminente desembarco del otrora militar, agrupaciones políticas, sociales y defensoras de los derechos humanos de esa ciudad y el Gran Rosario replicaron con un documento denominado "Rico no, democracia sí".

El texto de repudio al ex carapintada está firmado, entre otros, por el Espacio Memoria Cordón Industrial, los partidos Socialista (PS) y Comunista (PC) de Granadero Baigorria y organizaciones kirchneristas como el Movimiento Evita y La Cámpora.

Paralelamente, a través de Facebook surgió la convocatoria a una concentración para mañana, a las 10, en la plaza 9 de Julio de Granadero Baigorria con el objetivo de declarar "persona no grata" al militar que se rebeló contra el gobierno de Alfonsín.

Lucas Sánchez, referente del colectivo Empoderados Baigorria, argumentó a La Capital las razones del repudio: "Rico se presta a este circo, le gusta. No acordamos con que lo hayan invitado las autoridades municipales y el rechazo a su figura es porque en su momento intentó dañar a la democracia. Por eso, es una persona indeseable para la ciudad en la que vivimos".

Semana agitada. Confrontando con los argumentos esgrimidos en un primer momento por la Casa Rosada, los ex combatientes de Malvinas habían tomado distancia el lunes de la presencia del ex carapintada en el desfile militar realizado en la Capital Federal, en el marco del cierre de las actividades oficiales por el Bicentenario de la Independencia.

Rico, a su turno, se encargó de aclarar que el gobierno no lo llamó y que tampoco necesitaba un convite formal porque es un veterano de Malvinas.

Incluso, el ex intendente de San Miguel sostuvo que participó de la ceremonia porque es "un hombre libre" y reveló que el jeep que lo transportó se lo había prestado un amigo "civil". Y agregó: "No necesito órdenes de nadie".

Sorpresa. Lo cierto es que, mientras los asistentes ovacionaban el paso de los ex combatientes de Malvinas (la primera vez en 34 años en un evento tan masivo), apareció por la avenida del Libertador un jeep Mercedes Benz negro.

El vehículo transportaba a Rico, quien si bien fue jefe de Comandos durante la guerra, también es recordado como uno de los cabecillas de la rebelión carapintada de 1987 contra el primer gobierno democrático luego de la dictadura militar, cuando ocupó la Escuela de Infantería de Campo de Mayo y puso en jaque al presidente Raúl Alfonsín.

Comentarios