El Mundo
Miércoles 03 de Agosto de 2016

Fuerte escalada retórica de Maduro contra Argentina, Paraguay y Brasil

Denuncia "triple alianza de golpistas" y hasta un "Plan Cóndor". Es por desconocer la presidencia venezolana del Mercosur.

La crisis política e institucional del Mercosur no deja de empeorar. El presidente venezolano Nicolás Maduro denunció que una "triple alianza" formada por Brasil, Paraguay y Argentina habría iniciado una ofensiva contra su país, luego de que esos tres Estados rechazaran que Caracas tome la presidencia pro tempore del Mercosur. La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, fue un paso más allá e imaginó un nuevo "Plan Cóndor" contra el régimen chavista. Desde Buenos Aires y Brasilia llegaron las ratificaciones sobre que el gobierno de Maduro no está en condiciones de asumir la jefatura semestral de Mercosur porque incumple normas reglamentarias del bloque.

"La llamada «triple alianza» de los gobiernos golpistas de Brasil y Paraguay y el gobierno decrépito de (Mauricio) Macri también arrancan una ofensiva contra Venezuela en el Mercosur. Es un plan global", afirmó Maduro, en su característico estilo insultante. Venezuela dijo por escrito que ha asumido la presidencia pro témpore del Mercosur el sábado pasado. Brasil, Paraguay, Argentina y —en forma menos categórica— también Uruguay desconocen esa presunta titularidad. La presidencia temporal se rota semestralmente, pero además del paso del tiempo deben cumplirse requisitos formales que exigen el consenso de todos los socios. La titularidad semestral uruguaya terminó el pasado 30 de junio. Antes y después de esa fecha, Montevideo se movilizó para reunir en reiteradas ocasiones a los cancilleres del bloque para solucionar el conflicto. Pero finalmente dio por terminadas las gestiones ante la falta de acuerdo, y el viernes pasado declaró por escrito que su presidencia pro témpore había cesado. Sin agregar, empero, que pasaba la posta a Venezuela. Le corresponde a esta nación porque la rotación es por orden alfabético, pero existe una fuerte resistencia en el bloque a entregar el mando al desprestigiado gobierno de Nicolás Maduro.

El sábado, Caracas informó por carta a los demás países del bloque que había asumido la presidencia. Un gesto que sólo agudizó la crisis. Esta había precipitado cuando se suspendió la tradicional cumbre presidencial semestral de traspaso de mando.

Venezuela, "en pleno ejercicio" de la presidencia del Mercosur, "denuncia las maquinaciones de la derecha extremista del sur del continente, conformada en una nueva Triple Alianza, que ha venido actuando de manera artera, a través de maniobras leguleyas, para tratar de obstaculizar lo que por derecho le corresponde", afirmó la Cancillería venezolana. El gobierno venezolano recalcó que "ejerce la presidencia" del bloque "legalmente" desde el 29 de julio. Pero ningún país del bloque reconoce esa presidencia.

En este marco, Venezuela rechazó una reunión de coordinadores planteada por Argentina. "Nos preocupa cómo la canciller argentina (Susana Malcorra), que pretende ser secretaria general de las Naciones Unidas, irrespeta tratados internacionales", comentó la canciller venezolana Delcy Rodríguez. Ante las cámaras del canal oficial Telesur agregó que su homóloga argentina "está desconociendo expresamente las normas". Rodríguez, quien ya mantuvo un fuerte cruce con el presidente Mauricio Macri en diciembre pasado en Paraguay, fue un paso más allá y ante las cámaras de Telesur aseguró que se "busca revitalizar un Plan Cóndor", la operación represiva de las dictaduras del Cono Sur en los años 70. "Pretenden volver al pasado, a esa época oscura en la que violentaron los derechos humanos de nuestros pueblos", agregó. Este paralelismo con las dictaduras militares de los 70 es un recurso reiterado del chavismo para descalificar a sus adversarios, junto con la caracterización de "ultraderecha", aplicada incluso a socialdemócratas y democristianos, como lo es buena parte de la oposición interna.

Malcorra. En una carta dirigida a sus colegas el 31 de julio, Malcorra afirmó que "para Argentina la presidencia del Mercosur no puede ser asumida ni ejercida hasta tanto se concrete su traspaso por el Consejo del Mercado Común, bajo el formato y con las formalidades del caso". En suma, se trata de cumplir el reglamento y los procedimientos establecidos. Malcorra alerta que "la gravedad de la situación actual podría derivar en una controversia sobre la interpretación de los instrumentos fundacionales".

Brasil, el país más poderoso del bloque, anunció ayer que "desconoce" la presidencia que pretende ejercer Venezuela y envió una carta a los otros miembros para "restablecer la institucionalidad" del bloque. El canciller José Serra envió la nota planteando que el Mercosur está virtualmente acéfalo pues Venezuela asumió la presidencia sin "una decisión consensual respecto a su ejercicio". Serra señala que la presidencia del Mercosur "está vacante" y propone "esfuerzos para mantener el diálogo, fundamentado en la toma de decisiones por consenso". El enfrentamiento, en suma, promete continuar y agravarse. Mientras el Mercosur permanece paralizado, varias de sus economías pasan por un mal momento. Muy en especial Venezuela, sumida en una debacle económica sin precedentes en su larga historia.

Comentarios