Información Gral
Sábado 30 de Julio de 2016

"Fue un impacto muy fuerte para todos"

La visita al campo de concentración Auschwitz fue un hito en la jornada de ayer del viaje del Papa Francisco a Cracovia. Se vivieron intensos momentos de silencio y oración, y se pudo sentir la emoción del Pontífice y de los miles y miles de chicos y chicas que lo acompañan en esta Jornada Mundial de la Juventud.

El padre Jorge Fraile, que viajó con 130 jóvenes desde Buenos Aires, dijo que "fue un impacto muy fuerte para todos". "En el camino hacia Auschwitz fuimos leyendo y meditando las homilías de San Juan Pablo II (que estuvo aquí en 1979) y de Benedicto XVI (quien también visitó el campo de concentración en el 2006), justamente un Papa polaco y otro alemán", reflexionó.

"Los chicos entraron con un enorme respeto y recogimiento, estaban muy conmovidos? Naturalmente surgió de ellos rezar allí pidiendo la reconciliación del mundo actual, porque estando allí uno se da cuenta de hasta dónde puede llegar el hombre cuando pierde la cabeza y deja de lado el sentido de la dignidad humana", continuó.

Laura San Martin, es una rosarina de 28 años, contó aún afectada que la reacción de todas las chicas que la acompañaban fue la de "rezar por las personas que murieron allí y también por los que cometieron actos de tremenda crueldad para que Dios los acoja con misericordia. Fue muy impresionante para todas", confesó.

El amigo del Papa y principal rabino de Buenos Aires, Abraham Skorka, señaló que " el Francisco tuvo la mejor actitud, la del silencio elocuente que grita a la humanidad: ¡Despierta, y caminemos juntos por el camino de la paz para terminar con la violencia!".

Comentarios