Edición Impresa
Sábado 30 de Mayo de 2009

Francisco Delich: "Necesitamos una nueva ley universitaria"

Hablar de Francisco Delich es referirse a un nombre de peso en la gestión educativa. Es que el sociólogo cordobés nacido en 1937 cuenta entre sus pergaminos haber sido rector de la Universidad más grande del país —la UBA, del 83 al 86— y de la más antigua — la Nacional de Córdoba, de 1989 a 1995.

Hablar de Francisco Delich es referirse a un nombre de peso en la gestión educativa. Es que el sociólogo cordobés nacido en 1937 cuenta entre sus pergaminos haber sido rector de la Universidad más grande del país —la UBA, del 83 al 86— y de la más antigua — la Nacional de Córdoba, de 1989 a 1995. Además fue secretario ejecutivo de Clacso y presidente del Consejo Superior de la Flacso.

Abogado y profesor universitario, Delich ocupa hasta diciembre una banca en la Cámara de Diputados, a la que arribó hace cuatro años de la mano del Partido Nuevo que comanda Luis Juez. En el medio se pidió licencia para asumir como secretario de Educación de la capital cordobesa.

"Volví al congreso porque pensé que este año se podía tratar la ley de educación superior, pero me da la impresión que está algo demorada", cuenta el histórico dirigente radical, quien por si fuera poco fue también secretario de Educación nacional a mediados de la gestión alfonsinista. Durante el gobierno de la Alianza dirigió la Biblioteca Nacional, mientras su hijo Andrés se desempeñaba en la cartera educativa.

La mención que hace al cambio a la ley universitaria menemista es para Delich un tema central de debate. "Me parece que debería ser prioridad el cambio de la ley, porque hay decenas de pedidos de creación de nuevas universidades públicas, y por eso necesitamos un nuevo marco normativo que sirva de orientación para la expansión del sistema", sostiene. Pide además tener en cuenta que con la obligatoriedad del secundario "la demanda va a crecer, y que la universidad no está preparada para ese crecimiento".

Después de diciembre, Delich seguirá con el dictado de clases de posgrado en la Universidad Nacional de Córdoba. "No tengo previsto volver a la gestión educativa", concluye.

Comentarios