El Mundo
Jueves 03 de Noviembre de 2016

Francia reubica a unos 1.500 menores inmigrantes de Calais

Fueron llevados a centros de acogida donde se tramitarán los pedidos de traslado al Reino Unido de aquellos que afirman tener familia allí.

Las autoridades francesas transfirieron ayer a unos 1.500 menores de edad que vivían en el campamento de migrantes de Calais hacia centros de acogida en diversas ciudades de Francia, donde serán tramitadas sus solicitudes de traslado al Reino Unido. Los últimos autobuses partieron del centro en Calais donde habían sido reagrupados los menores sin familia que vivían en la llamada "Jungla", después del desmantelamiento de este campamento ubicado en el extremo norte de Francia la semana pasada.

   Los menores serán realojados en centros repartidos en todo el territorio francés, donde serán examinadas las solicitudes de traslado al Reino Unido de aquellos que afirman tener parientes en territorio británico y hacer valer el derecho a la reunificación familiar reconocido por la Unión Europea.

Vulnerabilidad. Los demás, que no quieren renunciar al sueño británico, esperan poder beneficiarse de una medida para los migrantes en situación de "vulnerabilidad". Dos representantes del Ministerio del Interior británico, dos acompañantes y un intérprete viajan junto a los menores en cada colectivo. Tras el desmantelamiento de Calais a mediados de octubre, alrededor de 300 menores fueron acogidos en Reino Unido.

   La "Jungla" de Calais, un inmenso campamento de chabolas ubicado frente a las costas británicas, fue desalojado la semana pasada. Unos 4.500 adultos fueron trasladados a centros de acogida repartidos en toda Francia y 1.500 menores fueron reagrupados en contenedores habilitados como viviendas. Tras el traslado de estos menores, quedará por evacuar a entre 360 y 400 mujeres y niños instalado en un centro de acogida adyacente a la "Jungla". Entre 6.400 y 8.100 migrantes vivían en condiciones insalubres en este asentamiento que se convirtió en el símbolo del fracaso de las políticas migratorias europeas.

En las calles de París. Para las autoridades francesas, el desmantelamiento total del campamento de Calais es una prioridad. Su proximidad con las costas británicas convirtió a esta región del norte de Francia en un polo de atracción de migrantes, que a lo largo de los años se han ido instalando en campamentos improvisados. Estos migrantes, la mayoría afganos, sudaneses y eritreos, abandonaron sus países para huir de la guerra y de la extrema pobreza. El presidente francés, el socialista François Hollande, aseguró el martes a un diario de la región, La Voix du Nord, que no permitirá la reinstalación de migrantes en Calais. Sin embargo, pese a la evacuación de este asentamiento, persiste la crisis de acogida de migrantes en Francia.

   Desde hace unos días, se multiplican en el norte de la capital francesa los campamentos improvisados en plena calle, con hasta 2.000 migrantes instalados en tiendas de campaña. Según varias asociaciones, los campamentos informales en París no han dejado de crecer desde la evacuación de Calais. Pero para las autoridades, no hay ninguna relación entre el desmantelamiento de la "Jungla" y la multiplicación de los asentamientos en la capital.

   La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, prevé abrir en las próximas semanas un centro de acogida provisional en el norte de la capital, con capacidad para 400 personas.

   Más de 300.000 migrantes y refugiados cruzaron el Mediterráneo para llegar a las costas europeas en 2016. Al menos 3.800 murieron o desaparecieron durante esta peligrosa travesía, según las últimas cifras del Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

Comentarios