El Mundo
Martes 11 de Octubre de 2016

Francia quiere llevar a Rusia y Siria a La Haya por Alepo

París va a pedir a la CPI que investigue los crímenes cometidos por las dos naciones en el conflicto sirio con sus masivos bombardeos.

Francia recurrirá ante el fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) para iniciar investigaciones por los masivos crímenes de guerra cometidos en Alepo por el régimen de Siria y su aliada Rusia, anunció el ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault.

"Nosotros, Francia, vamos a contactar con la fiscal de la Corte Penal Internacional para ver qué formas tiene de iniciar esas investigaciones", dijo Ayrault. Se están produciendo crímenes de guerra en Siria, "eso es evidente", dijo el ministro. Ahora deben aclararse las responsabilidades, agregó. "¿Quién llevó a cabo esos bombardeos? Fueron los sirios, pero también los rusos, quienes llevaron sus armas sofisticadas que les permitieron penetrar en búnkeres en los que la gente intenta protegerse", detalló Ayrault. En verdad, se refiere a sótanos de edificios donde se refugian los civiles.

Está previsto que el presidente francés, François Hollande, reciba la semana que viene en París a su homólogo ruso, Vladimir Putin, aunque ante las crecientes tensiones el mandatario galo dejó entrever dudas al respecto. "Si lo recibo, le diré que es inaceptable, que es grave incluso para la imagen de Rusia", dijo Hollande. Rusia bombardea con sus bombarderos pesados el casco urbano de Alepo y de otras ciudades aún en manos rebeldes. El uso de bombas de racimo, prohibidas por la legislación internacional, así como de bombas de fósforo y las citadas antibunker, han causado cientos de víctimas entre los civiles de Alepo. Se trata de delitos de guerra o lesa humanidad, como han denunciado repetidamente organismos de la ONU y ONGs independientes. "Quienes cometen esos actos tendrán que afrontar las responsabilidades, incluso ante la Corte Penal Internacional", advirtió Hollande.

En los últimos días, la ONU y países occidentales mostraron su indignación por los ataques aéreos contra hospitales, convoyes de ayuda y objetivos civiles en zonas rebeldes del norte de Siria, incluida Alepo. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, pidió la semana pasada investigar como crímenes de guerra los ataques lanzados por Moscú y el régimen de Assad contra Alepo. En septiembre, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de crímenes de guerra los ataques contra dos hospitales de Alepo, poco antes de que Washington suspendiese su cooperación con Moscú sobre Siria. El sábado el Consejo de Seguridad de la ONU votó y rechazó dos borradores de resoluciones para lograr el alto el fuego en Siria. Uno de ellos, redactado por Francia y España, llamaba a un inmediato alto el fuego en el país, incluyendo el fin de los ataques aéreos sobre Alepo. Fue rechazado con el veto de Rusia, miembro del Consejo de Seguridad, y la oposición de Venezuela, un aliado del Kremlin. "Hay que decirle a Rusia que si uno es sincero en su lucha contra el terrorismo no se puede apoyar al régimen de Bashar Assad, porque básicamente promueve la radicalización. Los grupos que se oponen a Assad se radicalizan más y se los empuja a los brazos del yihadismo", afirmó Ayrault.

La UE está trabajando, junto a agencias de la ONU y grupos de ayuda internacionales, "para introducir ayuda médica a la zona oriental de Alepo y permitir evacuaciones de los heridos", dijo Federica Mogherini, la jefa de Exteriores del bloque europeo.

Comentarios