El Mundo
Sábado 11 de Febrero de 2017

Francia desbarata célula terrorista y evita un atentado "inminente"

Las fuerzas de seguridad arrestaron a cuatro personas en tres municipios. Hallaron explosivos que usan los kamikazes islamistas.

El arresto de cuatro personas y la requisa de explosivos caseros en la periferia de Montpellier, en el sur de Francia, evitó "un atentado inminente en territorio francés", indicó el ministro del Interior, Bruno Le Roux. El funcionario detalló que la operación tuvo lugar tras dos semanas de investigaciones y permitió requisar a los arrestados "explosivos en curso de fabricación" del tipo que se usan los kamikazes islamistas. Una menor de 16 años detenida había jurado lealtad al Estado Islámico. Su activismo en las redes sociales fue la que llamó la atención de la policía antiterrorista francesa.

Los arrestos tuvieron lugar en Montpellier y en dos municipios de su periferia, Clapiers y Marseillan, indicó el ministro. La operación tuvo lugar a primera hora de la mañana en varias localidades de la periferia de Montpellier, según fuentes de la Fiscalía.

En particular, los agentes de la brigada antiterrorista encontraron 70 gramos de TATP, un potente explosivo muy inestable de fabricación casera, pero también un litro de acetona, otro de agua oxigenada y otro de ácido sulfúrico, material que puede servir para fabricar explosivos. El TATP se usó en el reciente atentado yihadista de Bruselas, conocido también como "la madre de Satán".

Los investigadores franceses consideran que el joven estaba listo para cometer un atentado suicida, aunque en el actual estado de la investigación no saben ni cuándo ni dónde pensaba hacerlo, precisaron las fuentes. Aunque la cantidad hallada no es suficiente para equipar un cinturón de explosivos, junto a esta localizaron acetona, agua oxigenada y ácido sulfúrico, elementos para producir más. Esos materiales fueron detectados en el departamento que ocupaba uno de los detenidos, Thomas, de 21 años, que los investigadores consideran que era el terrorista suicida.

También detuvieron a su novia, de 16, con quien tenía previsto casarse antes de cometer el atentado, antes del cual ella pensaba viajar a Siria, donde tendría el estatus de viuda de un yihadista, relató la televisión "BFMTV", que agregó que la menor había grabado un vídeo en el que mostraba su obediencia al Estado Islámico (EI).

Los otros dos detenidos son un individuo de 33 años, fichado por su radicalización yihadista, con contactos en Siria y considerado el tutor de los anteriores, y otro de 26, cuyo papel no ha sido determinado.

La acción se produce una semana después de que un egipcio residente en Emiratos Arabes Unidos atacara con un machete a una patrulla de militares que patrullaban en las inmediaciones del parisiense museo del Louvre al grito de "Alá es grande".

El hombre resultó herido de gravedad por los disparos de los soldados, en lo que fue el primer acto terrorista registrado en Francia en siete meses.

El primer ministro, Bernard Cazeneuve, felicitó a las fuerzas del orden por la operación de Montpellier que, dijo, "responde a la enorme vigilancia de los servicios de información franceses en la lucha contra el terrorismo desde hace varios meses".

Los arrestados pueden permanecer en detención provisional durante 96 horas, antes de que deban ser presentados ante un juez que determinará su eventual imputación.

Francia se encuentra en estado de alerta máxima a raíz de una ola de atentados islamistas sufridos en los últimos años, incluyendo un mega ataque del grupo Estado Islámico contra bares, restaurantes y un estadio de fútbol en París y sus alrededores que dejó 130 muertos en noviembre de 2015. Desde el ataque contra el semanario satírico "Charlie Hebdo" de enero de 2015, 238 personas han muerto en Francia en atentados de carácter yihadista.

En Alemania

La policía alemana detuvo la noche del jueves en Gotinga, en el centro del país, a un argelino y un nigeriano en relación con un posible atentado inminente, se informó ayer.

El argelino, de 27 años, y el nigeriano, de 23, considerados por las autoridades potenciales terroristas, residen con sus familias en Gotinga, en el estado federado de Baja Sajonia, y forman parte hace tiempo del entorno salafista.

El presidente de la policía de Gotinga, Uwe Lührig, indicó que los indicios en relación con un posible atentado se habían concretado en los últimos días y fue necesaria una intervención urgente. En tanto, el ministro del Interior de Baja Sajonia, Boris Pistorius, calificó la operación policial de "golpe importante contra el entorno" salafista.

Comentarios