El Mundo
Miércoles 07 de Septiembre de 2016

Forzado por las críticas, renuncia al Banco Mundial un hombre de Rajoy

El ex ministro de Industria, José Manuel Soria, resignó postularse. En abril había debido dimitir por los "Panamá papers".

El ex ministro español José Manuel Soria se vio forzado a renunciar al cargo de director en el Banco Mundial, cargo para el que había sido propuesto, tras el escándalo desatado en España. Soria había debido renunciar a su cargo ministerial al estallar la filtración de los "Panamá papers". El caso significa un costo para el presidente del gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en un momento político clave.

Las duras críticas recibidas por Rajoy por postular a su ex ministro, quien dimitió en abril por una vinculación con empresas en paraísos fiscales conocida por los "Panamá papers", llevaron a éste a rechazar uno de los 25 puestos de director ejecutivo del Banco Mundial. En una carta Soria explicó que su renuncia se produce "a petición del gobierno" y por la "desproporcionada" utilización política que se ha hecho de su designación.

Su decisión generó una cascada de reacciones entre los partidos políticos, que habían criticado duramente la candidatura surgida del Ministerio de Economía. Incluso dentro del Partido Popular (PP) de Rajoy, algunos dirigentes la habían censurado. "La renuncia de Soria al Banco Mundial pone de manifiesto lo inmoral de la propuesta y las falsedades con que han intentando justificarla", atacó en Twitter el secretario general del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez.

"Soria no renuncia, lo retira la ciudadanía. Un Gobierno decente nunca habría permitido este nombramiento", remachó por su lado, también en la red social, el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

También crítico se mostró el liberal Albert Rivera, a pesar de que su partido, Ciudadanos, apoyó la semana pasada a Rajoy en su fallida votación de investidura. "El gobierno de Rajoy obligado a renunciar a la colocación de Soria en el Banco Mundial. No pueden seguir confundiendo España con su partido", señaló en Twitter.

Desde el PP aseguraron que la de Soria no fue una designación "a dedo", que su decisión de renunciar fue de índole "personal" y siguieron defendiendo el "currículum aquilatado" y "los méritos suficientemente contrastados" de Soria para el cargo, en palabras del portavoz del partido en el Congreso, Rafael Hernando. Soria es un técnico reconocido, pero lo que se le cuestiona es su perfil ético.

La candidatura del ex ministro se conoció el pasado viernes, apenas dos minutos después del fracaso de Rajoy en su intento de investidura.

Las críticas llegaron inmediatamente: algunos dirigentes políticos pidieron explicaciones al presidente interino, entre ellos, varios de su propio partido, lo que rompió la unidad en torno a Rajoy en plenas negociaciones para formar gobierno. La crisis política en España se prolonga desde diciembre pasado, cuando las elecciones dejaron un Parlamento divivido en minorías que se vetan recíprocramente. Por este motivo las elecciones debieron repetirse en junio pasado, pero dieron un resultado casi idéntico, aunque con un leve avance del PP.

Ante las críticas, Mariano Rajoy y su ministro de Economía, Luis de Guindos, defendieron en un primer momento la designación de Soria. Pero la presión aumentó el lunes cuando Alberto Núñez Feijóo, presidente de la región de Galicia y una voz de peso en el PP, consideró que era "difícil de entender" el nombramiento de Soria. En el Ejecutivo había comenzado a temerse que "el Banco Mundial revisara su designación. Ayer mismo, otros dirigentes del PP, como la valenciana Isabel Bonig y el andaluz Juan Manuel Moreno Bonilla se habían sumado a las críticas.

Soria es amigo de Rajoy y se convirtió en uno de sus ministros más leales al frente de Industria, Turismo y Energía. En abril su carrera política se vio truncada por su aparición en los "Panamá papers", la masiva filtración de documentos relacionados con compañías offshore, inscriptas en paraísos fiscales.

Las contradictorias explicaciones que dio sobre su vinculación con una sociedad inscripta en las Bahamas en 1992 no convencieron ni dentro ni fuera de su partido. Soria decidió ayer dar un paso atrás y renunciar a todas sus responsabilidades políticas.

Comentarios