Edición Impresa
Sábado 24 de Octubre de 2009

Flora y fauna

Hay mujeres que son como un rayo: duran un segundo, pero te queman entero.

Hay mujeres que son como un rayo: duran un segundo, pero te queman entero.


Hay mujeres que son como la lluvia: te empapan, pero con un poco de calor se evaporan.


Hay mujeres que son como un taxi de madrugada: hay que esperarlas demasiado.


Hay mujeres que son como la sangre: aparecen cuando estamos heridos.


Hay mujeres que son como el veneno: lo único que pueden hacer es matar.


Hay mujeres que son como los témpanos: heladas, a veces consiguen que naufraguemos.


Hay mujeres que son como la muerte: llegan demasiado pronto, o demasiado tarde.


Hay mujeres que son como una copa de buen vino: despacio, despacio, hasta el fondo.


Hay mujeres que son como la resaca: cuando se van, nos hacen felices.


Y hay mujeres que son como la primavera: cuando vienen, ya no queremos que partan.
 

Comentarios