Edición Impresa
Jueves 13 de Diciembre de 2007

Flor de regalito

La flamante intendenta de Esperanza, Ana Meiners, estaba chocha. La dama, justicialista ella, acababa de asumir y el ramo de rosas que recibió le disparó una sonrisa.

La flamante intendenta de Esperanza, Ana Meiners, estaba chocha. La dama, justicialista ella, acababa de asumir y el ramo de rosas que recibió le disparó una sonrisa. Lo enviaba nada menos que su antecesor radical, Rafael De Pace. Todo un caballero, habrá pensado la obsequiada. Por lo menos hasta el día siguiente, cuando llegó la factura al municipio. Cincuenta pesos. Ese era el valor del ramo de rosas y de la sonrisa. Después de todo, no fue tan caro.

 

La siesta de Bigote

A confesión de parte, relevo de pruebas. La charla giraba en torno de la supuesta mención a un conocido periodista rosarino en el programa de Mirtha Legrand. "¿Alguien lo vio?", preguntaba el interesado. "Mirá _confesó el inefable conductor radial que prefiere transitar por la vereda de enfrente_, yo lo veo siempre antes de la siesta, me ayuda a dormir". ¿Y si prueba con una copa de vino tinto en el almuerzo?

Comentarios