Edición Impresa
Lunes 24 de Diciembre de 2007

Fito en casa

El viernes, cuatro jóvenes celebraron en el bar "Berlín" la obtención del título de realizadores audiovisuales y presentaron el corto que hicieron a modo de tésis final, titulado "A la vuelta de la esquina".

El viernes, cuatro jóvenes celebraron en el bar "Berlín" la obtención del título de realizadores audiovisuales y presentaron el corto que hicieron a modo de tésis final, titulado "A la vuelta de la esquina". Actores, camarógrafos, iluminadores, productores, extras, familiares y amigos así como la banda que hizo la música del filme metieron mucho ruido y terminaron todos felices y muy mojados de cerveza por dentro. Pero la madrugada trajo una sorpresa. Cayeron al boliche Fito Páez y Coki Debernardis. El músico rosarino vino a presentar una función especial de su última película "De quién es el portaligas" y a dar un recital en el Monumento. Y se volvió a proyectar el corto. Emocionado y asombrado a la vez, Fito se abrazó con el director, guionistas, actores y editores y resumió su opinión en una palabra que repitió varias veces: "Maravilloso chicos, maravilloso". Más tarde, cuando cerró el bar, Fito y su amigo Coki terminaron el departamento de uno de los nuevos directores de cine donde siguió el festejo. Y alguien, vaya a saber cómo, consiguió un piano que sonó hasta que se iluminó el cielo. Lo que se dice, una noche inolvidable.

Comentarios