Política
Domingo 14 de Agosto de 2016

Fiscal marplatense abrió investigación de oficio

El fiscal de Mar del Plata Juan Pablo Lódola inició ayer de oficio una causa por presunto atentado a la autoridad para investigar las agresiones que sufrió anteayer la caravana que trasladaba al presidente Mauricio Macri tras un acto de inauguración de obras en un barrio marplatense, mientras que el jefe de la Policía Bonaerense, Pablo Bressi, negó que haya habido un ataque a pedradas contra el mandatario y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Tras los hechos ocurridos en el barrio Belisario Roldán de la ciudad balnearia, la fiscalía requirió las imágenes de distintas cámaras de seguridad, así como las de los medios de comunicación que estuvieron cubriendo el acto que encabezó el jefe del Estado.

A pesar de que el titular de la Fiscalía Nº6 actuó de oficio y abrió un expediente para intentar identificar a los agresores, no se descarta la posibilidad de que por la calidad del delito sea la Justicia federal la que se haga cargo de llevar adelante la causa.

De todos modos, ayer el jefe de la Policía Bonaerense, Pablo Bressi, salió a bajarle el tono a los incidentes en Mar del Plata, ya que —afirmó— "el presidente fue agredido verbalmente por unas personas que solamente en esta agresión querían manifestar un descontento respecto de su presencia".

Según indicó Bressi en declaraciones a radio El Mundo, no hubo "en absoluto" piedrazos contra la caravana que trasladaba al presidente y a la gobernadora bonaerense si no que "las escaramuzas fueron posteriores" y "entre habitantes del barrio".

Ante las distintas versiones, el primer paso de la Justicia será reconstruir los hechos para dilucidar lo que sucedió durante la mañana del pasado viernes en la ciudad de Mar del Plata.

En contraposición a la versión del jefe policial, el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, había relatado momentos después de los incidentes que precipitaron la retirada de Macri del acto que estaba encabezando, que se trató de un grupo de "20 o 30 kirchneristas muy enojados, con un tono muy agresivo y empezaron a insultar".

"Volvieron a agredirnos cuando nos estábamos yendo con los autos", había contado el funcionario que acompañaba al presidente y que tiene bajo su órbita la organización de la Casa Militar.

Antes de que el fiscal actuara de oficio, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, había manifestado en la Casa Rosada que si no sucedía eso su cartera impulsaría una causa.

"Si un fiscal no abre de oficio una causa por estas agresiones, el Ministerio de Seguridad lo hará", había sostenido la funcionaria.

Comentarios