Edición Impresa
Jueves 10 de Enero de 2008

Firmó un pacto con el diablo

Los pasajeros de la noche rosarina lo conocen bien, y lo conocen desde hace años. Pero para Daniel Querol, auténtico Dorian Gray vernáculo, el tiempo no parece pasar.

Los pasajeros de la noche rosarina lo conocen bien, y lo conocen desde hace años. Pero para Daniel Querol, auténtico Dorian Gray vernáculo, el tiempo no parece pasar. Eternamente tostado, el actor de la voz estentórea y la melena enrulada parece haber firmado un pacto con el mismísimo demonio. Envidiosos, sus cofrades noctámbulos se preguntan cuál será el método que aplica el hombre para parecerse tanto al galán que supo ser hace dos décadas. ¿No será una simple cuestión de disciplina?

Una alarma muy particular
La disquería céntrica tiene un método especial para dar el alerta ante la siempre temida aparición de las mecheras, según reveló ayer un informe de Radio 2. La técnica es simple: nada de gritos, simplemente pasan a todo volumen una canción de Los Pibes Chorros. Ingenio rosarino, que le dicen.

Comentarios