la_region
Martes 07 de Junio de 2016

Firmat: negociación firme para que la empresa Vassalli cambie de manos

Un grupo de concesionarios de maquinaria agrícola se quedaría con la fábrica, que atraviesa una compleja situación financiera.

Aunque la incertidumbre sobre el futuro de la empresa de cosechadoras Vassalli Fabril a causa de su compleja situación financiera aún no está disipada, el panorama se presenta más claro y alentador que meses atrás cuando hasta se temió por el cierre del emblemático establecimiento de Firmat.

Es que "están avanzadas" las negociaciones encaradas hace un tiempo por un grupo de concesionarias de maquinaria agrícola que busca quedarse con el manejo de la empresa.

Al menos, así lo indicaron referentes del sector empresario que tomaría las riendas de la única fábrica de cosechadoras de capitales nacionales, aunque faltarían cerrar algunos temas. Los actuales propietarios optaron por la prudencia y, todo indica, podrían ventilar la operación cuando haya definiciones, según dejaron entrever fuentes consultados por LaCapital.

Se supo que el grupo inversor interesado en desembarcar en Firmat está integrado por cinco distribuidoras que comercializan las marcas Vassalli y Don Roque a nivel nacional y pretende, a instancias de esta suerte de alianza estratégica, absorber el total del paquete accionario, aunque no estaría descartada la posibilidad que una parte minoritaria siga en manos de uno de los actuales dueños de la reconocida industria firmatense fundada en 1949.

Inversores. Se trata de las firmas cordobesas Nicola Hermanos, de Berrotarán; Girolami SA, de Isla Verde y Aníbal Barbero, de Río Cuarto las tres en la provincia de Córdoba, junto a sus pares bonaerenses Mandrile y Aguirre, de Arrecifes; y Agrícola Noroeste SRL, de Colón.

La idea, que es respaldada por el resto de la red nacional de concesionarias de la marca, parece haber generado tranquilidad entre los casi 600 operarios de la empresa, que desde hace tiempo vienen lidiando con dificultades para cobrar sus salarios debido a la crítica coyuntura económica.

Deuda y desembolso. El grupo ya habría desembolsado dinero para hacer frente a salarios y estaría negociando la deuda de casi 200 millones de pesos que Vassalli tiene con el Banco de la Nación, lo que sería determinante para el acuerdo final.

Si bien la crisis en Vassalli tendría múltiples factores, su peor momento sobrevino tras haber fracasado la exportación a Venezuela de 250 cosechadoras fabricadas para tal finalidad y de las cuales 70 están paradas en el playón. A ello se sumó la caída de ventas en el mercado interno, lo que agravó aún más la compleja situación que ahora podría revertirse con el desembarco de nuevos dueños que confían en que el sector repunte.

El tema también genera una fuerte expectativa en el resto de la comunidad firmatense, la que desde hace meses viene siguiendo con preocupación el rumbo de su empresa símbolo, al ser uno de los principales motores de la economía local.

La intranquilidad por su futuro fue tal que, sumado a otros conflictos —registrados también en industrias metalmecánicas de menor magnitud y que incluyó el cierre de la firma Meyde—, se convirtió en la principal bandera que se levantó en un multitudinario acto convocado por la Mesa Intersindical en defensa de la producción y el empleo con el acompañamiento del sector político y distintos actores de la comunidad, como dio cuenta este diario.

En ese marco, la provincia anunció un fondo rotatorio de ocho millones de pesos para asistir a pequeñas y medianas empresas mediante préstamos blandos administrados por el municipio, el que ya entregó el primer crédito (Ver aparte).

Casi listo. "Las negociaciones van bien y todo está muy avanzado", sintetizó el empresario cordobés Hugo Nicola al portal Firmat 24, e indicó que "faltaría muy poco" para cerrar el acuerdo que "está listo en un 95 por ciento".

Nicola explicó que los titulares de las firmas concesionarias que aspiran a conducir Vassalli "tenemos un sentimiento propio y por eso decidimos hacernos cargo" tras especificar que la fábrica atraviesa "una situación muy difícil que se complica sin un salvataje y no hay muchos interesados en agarrar un combo con más de 500 empleados y muchas deudas".

El empresario acotó: "No venimos a echar culpas, sino a evitar que la fábrica cierre", y aseguró que, de concretarse la operatoria, se mantendrá el personal y anticipó que está previsto a futuro diversificar la producción para satisfacer nuevas necesidades del mercado.

Comentarios