La ciudad
Jueves 27 de Octubre de 2016

Finalizan una obra hidráulica emblemática

Se trata del Aliviador III. Hoy, en la Sala Lavardén, expondrán los constructores que trabajaron a 12 metros de profundidad.

Con la presencia de autoridades provinciales, locales, entidades barriales y vecinos, esta tarde, a las 19, se presentará oficialmente en la Sala Lavardén una de las obras hidráulicas más importantes para Rosario. El Aliviador III aportará enormes beneficios para la zona del barrio Empalme Graneros. Con su puesta en funcionamiento, se protegerá a todo el sector de influencia del arroyo Ludueña de inundaciones. Por eso, especialistas y constructores se encargarán de explicar las características técnicas de la obra para poner en conocimiento y valor la trascendencia de su incidencia.

Para desarrollar este aliviador, ejecutado por la provincia de Santa Fe, se invirtieron más de 300 millones de pesos. Se extiende a través de 2.300 metros bajo la avenida Sorrento, fue construido a 12 metros de profundidad, y la descarga se produce sobre el arroyo Ludueña.

La obra comenzó en 2012 y estuvo a cargo de la UTE Obring-Edeca.

Es un conducto en túnel, de 5 metros de diámetro, y la toma se ubica a la altura del puente de Sorrento.

Representa como una especie de by pass hidráulico que comienza a funcionar cuando el arroyo crece en forma extraordinaria, y cuando supera determinado nivel allí ingresa el agua al entubamiento.

La obra, que viene a resolver la problemática de una zona muy importante de la ciudad, principalmente el barrio Empalme Graneros, también comprende canalizaciones en el arroyo Ibarlucea, la ejecución de la embocadura, el mantenimiento de la presa de retención, la limpieza y canalización de la desembocadura, y la implementación del sistema de alerta temprana.

Diámetro de 5 metros. Según comentaron los responsables de la ejecución de esta obra, el conducto se realizó con el sistema Tunnel Liner, que consiste en la construcción de conductos subterráneos mediante arcos de acero galvanizado, unidos con bulones, que le dan forma en este caso a un conducto de 5 metros de diámetro.

Ese armazón se recubre luego con hormigón armado. La traza principal se desarrolla por avenida Sorrento hacia el este, conectando con el Emisario 12, con una longitud que supera los dos kilómetros.

La descarga en el arroyo Ludueña se ubica en el tramo comprendido entre los puentes de calle Nansen y avenida Frondizi, aproximadamente 400 metros aguas arriba de la desembocadura del arroyo en el río Paraná.

Para su construcción del conducto principal se realizaron galerías drenantes, para permitir el correcto avance de las excavaciones, tanto verticales como horizontales.

Acto formal. De esta manera, esta tarde se habilitará formalmente la obra, con el gobernador Miguel Lifschitz y la intendenta Mónica Fein, entre otras personalidades políticas de la ciudad y la región, encabezando el acto en la Sala Lavardén.

Durante las actividades correspondientes a la celebración, técnicos, especialistas y operarios que llevaron adelante la obra contarán fascinantes detalles constructivos y explicarán a los asistentes particularidades de su funcionamiento, cada vez que las condiciones climáticas e hidráulicas lo requieran.

Asimismo ocuparán un rol decisivamente protagónico en la escena de presentación los vecinos, los referentes de la vecinales, de los clubes, los comerciantes y los empresarios de las zonas beneficiadas por la puesta en marcha de esta esperada obra, que será vital para evitar definitivamente tensiones y angustias ante posibles inundaciones.

En forma paralela, por la mañana, se realizarán en Empalme Graneros algunas pequeñas presentaciones, algo más informales, ya que la habilitación formal se festejará por la tarde, a las 19, en la Sala Lavardén.

Comentarios